martes, 14 de octubre de 2008

De Quién es la Culpa

Iba a escribir sobre lo que pasó el fin de semana, pero prefiero precisar algunas cosas que están sueltas hace rato. La realidad nos pasa por arriba y nosotros miramos como todo sigue igual, cayendo. Parte de nuestra gran problemática la podemos encontrar en la inmensa apatía de la sociedad hacia las cosas que realmente son trascendentes. Hay mucho compromiso con determinadas posturas, pero por una cuestión de educación, no nos damos cuenta del orden de prioridades real, y solo nos importa lo que nos afecta. Y esto se da en todos los sectores de la sociedad.

Todos cuidamos nuestro chanchito, sin darnos cuenta que el chiquero nos tapa. Hay quienes quieren que el dólar suba aún más. Allí podríamos encuadrar a los trabajadores pesqueros de empresas extranjeras, a los ejecutivos de las multinacionales, a los empresarios de la industria y el agro y a los que tienen sus depósitos en la moneda extranjera. Pero también están los que piden a gritos que el dólar baje, para poder costear algo tan sencillo como el acceso a una propiedad.







Antes, pensábamos que la inflación era culpa del aumento del dólar. La cuestión pasa por otro lado. Durante años tuvimos el dólar clavado y las cosas siguieron subiendo. O antes ganaban cifras disparatadas y después devolvieron algo de la guita, o las cosas se nos estan yendo de la mano.

Así como en Estados Unidos tienen el índice Big Mac para evaluar el costo de vida en cada país del mundo en función de cuanto cuesta un combo de la cadena Mc Donald´s y cuánto representa en el poder adquisitivo del ciudadano local, yo propongo el índice Shot. Esta barrita de chocolate con maní de producción nacional, con la paridad cambiaria en 1 dólar = 1 peso, costaba 50 centavos y traía 5 cuadrados de chocolate. El dólar se devaluó a más del triple. La materia prima con la que se prepara esta golosina (cacao, leche, maní, azucar, escencia de vainilla y conservantes) es totalmente local y no pertenece a ningún commoditie, a no ser que ahora en Europa tengan una dieta a base de maní. La cuestión es que hoy día, el chocolate se consigue a 2 pesos o 2,50. Lo que equivale a 70 ó 80 centavos de dólar. Y trae un cuadradito menos.

Lo mejor, entonces, sería echarle la culpa al aumento de los costos de producción, que si subió el petróleo, subió el gas oil, combustible del que se alimentan los camiones transportadores, y que si le sumamos la constante suba salarial de los últimos 5 años, nos da que el margen de ganancia se redujo enormemente. Y no es que dude de la bondad de los señores empresarios, pero nadie constituye una sociedad de producción sin tener el lucro en mente.




Lo que nadie puede explicar es a dónde se fue todo el dinero que tendría que haber en circulación. Y no me refiero al papel moneda, sino al poder adquisitivo que tendría que tener. El papel moneda no deja de ser otra cosa que un potencial de compra, es un pedazo de celulosa que tiene valor solamente cuando se lo canjea por algo en una compra-venta. Nadie puede explicar porque cuando los costos suben, los productos suben y cuando los costos bajan, los productos suben también. Y no me vengan con explicaciones meticulosas de la variación del índice accionario de la bolsa de Afganistán. Estoy hablando de un pedazo de cacao con leche y maní. El petróleo está cotizando 50 dólares menos que hace un mes y el gas oil sigue sin conseguirse. El precio del trigo cayó notablemente, y el kilo de pan está a 5 pesos.

Entonces, nos encontramos ante un problema que no vemos. Cualquiera de nosotros puede ir al kiosco más cercano, y putear lo que subió el chocolate, pero poder comprarlo igual. Yo lo compraba antes con el vuelto del colectivo. Una Coca Cola de 600 que antes salía 1 dólar, ahora nos cuesta 1,30 dólares. Las cosas suben en dólares, y eso ya no es culpa de la devaluación. Podemos decir que es parte de la viveza criolla, podemos decir que forma parte de una inflación internacional, podemos decir que la culpa es de cualquiera. Lo que nadie puede decir sin que se le caiga la cara, es que es producto de un mayor consumo.

La Argentina está fuera de toda ley de mercado. La Oferta y la Demanda, acá no corrió nunca. Lo que mucho se demanda, sube. Lo que poco se demanda, sube más. Hay guita en la calle, los precios aumentan. Entramos en reseción, los precios aumentan aunque los compre cadorna. Y principalmente, la Argentina, con dólar alto y dólar bajo, siempre fue uno de los lugares más caros para conocer. Es algo increíble y que nadie podrá explicar con un manual en la mano. A no ser que tenga el manual de los número en negro, del manejo por debajo del escritorio, de la connivencia entre el Estado y los empresarios con el único fin de recaudar más. Algo que no sirve de nada, porque ese dinero mal habido, rinde cada vez menos.





Por otro lado, todos aquellos que piden que se sincere la inflación, no tienen idea para qué lo quieren. No se sabe si es por una cuestión de orgullo, para tener motivo para charlar en el almacen, o directamente para conocerle la cara al sodomizador que lo atiende en la caja del comercio de turno. La inflación se sincera y el pobre boludo que creyó en la bonanza ficticia de hace 3 años atrás y sacó un crédito hipotecario, dudosamente pueda pagar una cuota un 50% superior con la acumulación de la inflación real de los últimos 36 meses.

En todo caso, lo verdaderamente valedero sería reclamar a gritos un verdadero plan de gobierno. Algo que nos diga de antemano cuáles son las reglas de juego. Una plataforma que nos deje bien claro que la inflación es de tanto, pero que se va a paliar con esto otro. Pero no con una pistola arriba del escritorio para que el señor Coto baje 10 centavos el costo del cepillo de dientes "esmaltín" sólo el tercer martes de cada mes, de 8 a 8,05 de la mañana y para aquellos cuyo documento termina en número par.

Y aquí volvemos al problema principal. La educación y la apatía cívica. Ninguno de nosotros sabía los planes del mejor cuadro político de los últimos 50 años en las últimas elecciones. Ni nosotros, ni quienes la votaron. A todos los que le dieron el "si", habría que preguntarles cuál fue el motivo. Si la jeta que exuda caucho a través de los poros, si las extensiones hechas con pelo de mujeres que lo vendieron para poder llegar a fin de mes por su culpa, o si era por la cartera que compró con nuestra guita. Ninguno se puso a pensar en qué iba a hacer. La respuesta a esa pregunta la tenemos hoy día. Nada. No hubo propuesta alguna, ninguna cosa está haciendo.





Así vamos por la vida, viendo como algunos sectores se desviven por la despenalización de la tenencia de falopa para consumo personal en la patria del dopaje cotidiano, como otros se quejan del aumento de los pasajes para irse el fin de semana largo cuando representan sólo el 0,6% de la población del país, cuyo resto obviamente no puede irse ni a la laguna de Palermo para poder ahorrarse el mango que sale el bondi. Colectivo que, dicho sea de paso, ha sufrido aumentos por el costo del gas oil (el más barato de la Argentina) y las subas salariales, y sin embargo, compran unidades nuevas por 130 mil dólares.

En este país está todo dado vuelta. Y la culpa es de nosotros. Si fuiste a votarla a ella, si formás parte de ese 30% que pudiendo no fue a votar, si la votaste porque no te quedaba otra, si lo hiciste porque no había boletas, si fue porque no querías demorar el trámite para irte rápido a comer un asadito, jodete. Peor estamos los que no solo cumplimos con nuestro deber cívico, sino que encima nos la tenemos que aguantar diciendo que Gobierna para quienes no la votaron y para todos los argentinos y argentinas, aunque yo me encuentre entre esa estadística que dice que 7 de cada 10 argentinos habilitados, no la votó.

Es cierto que la democracia nos vino de re pedo, que si no era por las Malvinas y el desastre económico, las Plazas seguirían llenas de manifestantes a favor del uniformado de turno. Todo lo que viene gratis, no lo cuidamos. Pero tendríamos que aceptar por una buena vez que no es joda tener en nuestras manos el poder de cambiar nuestros destinos. Falta para las próximas elecciones. Espero que por una vez nos redimamos del pecado de no valorar la democracia y votemos todos. No importa el resultado. Importa dejar de quejarse por todo y empezar a hacer algo.

De última, siempre nos quedará el blog para seguir puteando.



Martes. Hoy hice la plancha.

16 comentarios:

Stella dijo...

A mi, lo unico que me alegra, es pensar que Nestor va a ser candidato y yo NO lo voy a votar.
Y no solo no lo voy a votar, sino que me pararé delante de su boleta y le haré pito catalán!
Y espero que como yo, muchisimos hagan lo mismo.
El shot se los tenemos que dar nosotros en el tujes!

moonport dijo...

Excelente post, Relato.
Coincido 100%, sobre todo en lo relativo a lo inexplicable de las leyes económicas más básicas.
La única ley que funciona en la Argentina, es la de la gravedad, y eso porque Newton era inglés. Si hubiera sido argentino, ya la hubieran modificado veinte veces.
Slds.

Alejandro dijo...

Muy buen post, esto mismo lo he pensado varias veces y encontré algunas explicaciones que sería bueno las critiquen para ver si coinciden o no conmigo:
1 - leyes económicas: son una gran farsa, no solo en Argetnina sino en todo el mundo. Fijate que el petroleo está bajando y en ningún lugar del mundo bajan los combustibles. Esos precios son puestos por especuladores pero eso es en todos lados.
2 - Elecciones: El gran problema de Argentina es que cada vez la gente tiene menos educación, ni más ni menos. Tu voto tiene el mismo peso que el de esa misma gente que la llevan por un pancho y una coca y ni sabe lo que hace. Antes que algún estúpido diga que estoy a favor del voto calificado les aclaro que no, que estoy a favor de la educación.
Hace poco leí un reportaje a la primerA ministrA de Finlandia y cuando le preguntaron como hicieron para pasar a ser uno de los mejores paises de la UE luego de ser uno de los peores la mujer dijo: "educación, educación y educación".

Yoni Bigud dijo...

El problema que aborda hoy es demasiado complejo...

Un saludo.

ganesha dijo...

lo del shot es un ejemplo, el otro dia compro un desodorante pedorro al mismo precio ,me llamo la atencion , cuando veo los c.c. me doy cuenta trae 20 c.c. o sea siempre menos por el mismo precio , si no es un aumento ? ademas yo tambien me pregunto que paso con la guita , se evaporo? en algun lado esta.

ganesha dijo...

no vote al carlo, no vote a ambos kk y tampoco los votare.
no son dignos de confianza.
tenemos democracia de repedo , pero a que costo?? mantener a estas larvas esta comsumiendo a la gente y no hacen NADA cuando todos sabemos que podrian hacer todo para que todos puedieramos estar MEJOR.
NO QUIEREN QUE EL PUEBLO ESTE MEJOR.

La candorosa dijo...

¡¡Qué bueno que vivo al margen de la realidad!!!


Besotes!!!

LARITEN dijo...

Impresionante post. Puedo mandarlo por mail a todos mis amigos y a mis enemigos tambien????

Voy a citar la fuente, asi todos empiezan a leerte, Relator!!!

SUSANA dijo...

Bien Relato, bien!

Me gustó mucho lo del índice Shot, y como la famosa barrita de chocolate, muchísimos productos “adelgazaron” y elevaron su precio dólar.

Jajajajajajá! Esmaltín!

Eso sí, la foto de esos aguiluchos, con la bendición del Chupete a la derecha…qué le digo, faltaron ceniceros para revolear!

Besitos!

RELATO DEL PRESENTE dijo...

Alejandro:

Precisamente, el problema de la educación es gravísimo.

Y excede cualquier límite.

A quién vota un analfabeto?

Uno de nuestros mayores problemas es dejarnos llevar por el maravilloso sistema, que de hecho lo es, pero no funciona.

Si tenemos una educación primaria obligatoria a nivel nacional, damos por sentado que todos saben leer y escrbir, lo cual no es cierto. Y en base a esa suposición, damos por sentado que cualquiera puede votar.

Yo tampoco estoy a favor del voto calificado.

Por otro lado, entre los que terminamos una educación secundaria o universitaria, tenemos también una falta de educación cívica que sobrepasa la cuestión de la materia en sí. Es muy difícil que una generación que creció con ERSA (Educación de la Realidad Social Americana) en lugar de educación cívica tenga bien en claro que las Elecciones es lo más importante que tenemos.

Hay generaciones que crecieron con un menage de conocimientos totalmente ridículos. Un chico que nació en 1950, a los 6 años tenía en primer grado a un gobierno de facto. Al llegar a la secundaria, estaba en democracia y le explicaban las maravillas del sistema republicano, democrático y federal, sistema que era un desastre para el que le cayó en tercer año del secundario diciendo que lo importante de la Constitución es que no sirve para todo.

La verdad es que es muy difícil encontrar a gente que tenga una clara idea de qué tan importante es votar. No te olvides que vivimos en un país en el que San Martín era un perfecto desconocido hasta bien entrada la década del 40, y en el que todavía nos sacamos los ojos entre Rosistas y antirosistas.

Crecimos viendo que nuestros próceres eran superhéroes y eso nos llevó a la comodidad de ni siquiera arriesgarnos a hacer algo, total, no tenemos los superpoderes que ellos sí tenían.

Nunca nos dimos cuenta que sólo es una cuestión de voluntad. No eran superhéroes. Eran como vos y como yo. Sólo que tenían bien en claro qué querían.

La educación es el mayor de nuestros problemas. Tanto para los que estudiamos, como para los que no tocaron nunca ni Platero y Yo.

Gracias por pasar.

Victor dijo...

La devaluación es la forma mas práctica de bajar todos los sueldos de un saque. Y algunos costos mas por un tiempo. Les da "competitividad" a los industriales sanguijuela que tenemos por aca... En el mediano y largo plazo los bienes terminan retomando su precio, independientemente del valor nominal en pesos que le quiera poner el gobierno.

El plan es muy sencillo: cagar a los que cobran sueldo. No puede fallar.

Encima a "la opinión publica" le parece bárbaro.

...es lo que hay

Saludos

Victor dijo...

Otra vez yo ... salvo en servicios básicos el precio lo fija el comprador. Nadie mas.

Porque un kilo de tomate puede valer $30 a la salida del invierno? ... porque hay gente que lo paga. Se aplica para todo (repito: salvo para los servicios básicos)

s2

Anónimo dijo...

Hace tiempo que el aumento general de precios se comió la ventaja cambiaria que tan dolorosamente nos aplicaron con la devaluación del 3 a 1.

Durante dos o tres años los negros estuvieron callados porque no había laburo, pero desde hace un par de años los sindicalistas se agrandaron y empezaron la generosa repartición de lo ajeno bajo la mirada cómplice de los gobiernos chorros de turno.

Ahora nadie sabe como van a caer los dados, pero los negros, que no son boludos, saben que son los primeros que se van a chupar su propio culo, porque pagar van a pagar lo poco que obtuvieron con creces.

Y el ciclo se repetirá indefinidamente porque son ignorantes, incapaces y ladrones.

Dólar 4 a 1 me queda chico en el contexto general que se está dando. A pesar de todo Argentina sigue siendo un lugar de oportunidades como no se da en India ni en China (por la corrupción digo) y quizás nos parezcamos a algún país africano.

Y por eso vamos a seguir vendiendo mano de obra regalada (4:1; 5:1 o lo que sea) mientr no produzcamos algún valor que podamos agregar.

Esto a los políticos les importa un carajo porque ya tienen su lugar asegurado, y a los industriales menos porque ya aseguraron a sus hijos y nietos también.

Alguien va a decir como se sale de este círculo?

Educación?

No porque no quedarían políticos, ellos no lo van a permitir.

No va a cambiar nada hasta que la negrada cuelgue en la plaza a sus propios representantes, incluyendo a Hebe por supuesto.

thegorila dijo...

Estimado Relato: han logrado hacer de este suelo la "cuna de la mentira" Todo está falseado, por lo tanto todos tratan de acomodar su negocio a una realidad sin ley. Acindar luego de la debacle de la convertibilidad estimó un dólar de 5$ y no sólo nunca ´se ajustó a los 3$ sinó que además aumento en estos años un 90 % más. Con el tema combustibles por ej. el tema es que más allá del valor del barril de petróleo, el gobierno pauta un precio muy inferior y subsidia. Con el tema del gas, nos van a calcular cuánto gastábamos en 1810 para que obviamente nos cobren exedente de consumo que va a parar a sus arcas y no a la reinversión. Los alquileres aumentaron porque los propietarios entran en un espiral de paranoia y abuso, los comerciantes remarcan porque no saben si con el dinero de la venta podrán reponer la misma mercadería. Los aumentos de sueldos se discuten entre 3 y los pagamos los que somos de palo.
La Argentina es una gran mentira porque es un gran negocio al que avalamos votando sin posibilidades de "elección". Ok.. cuando pido voto calificado me voy un poco de raya...pero por qué no el voto digital ??

choripanboy dijo...

Es la Cleptocracia,una mafia de la cual estamos presos, tal vez una crisis màs profunda que la del 2001
no lleve a valorar el derecho a erradicar tanta corrupción e impunidad.
Lo único rentable y anticrisis que existe en nuestro pais es ser políticos y sindicalistas.
El resto , nosotros ,alpiste...

Eyre dijo...

Las elecciones del 2003 fueron las primeras en las cuáles ejercí mi derecho al voto. Y no lo voté al Néstor. Díganme si ese no es un comienzo promisorio...
Coincido con Alejandro. No es el voto calificado la solución. Lo que nos va a sacar de este pozo es la educación. El tema está en cómo hacemos para sobrevivir en el mientrastanto. El panorama parece complicado...