lunes, 29 de noviembre de 2010

Crónicas Pingüinas Parte I

En tiempos en que el revisionismo histórico está como Ricardo Fort, en pleno auge de la decadencia. En tiempos en que todo lo que pasó hace mucho tiempo, hay que reconsiderarlo y darle un nuevo significado. En tiempos en que todo lo que fueron sólo hechos que deberían analizarse en tiempos y circunstancias distintas a la comodidad de un teclado y un mouse, no viene nada mal recordar lo que pasó ayer. No podemos hablar de lo que pasó hace 60 años, si a duras penas recordamos a quien votamos en hace 2 ó 3 elecciones. 

El fenómeno llamado kirchnerismo, ha tenido muchos significados en los últimos años. Sin embargo, el que predomina desde los últimos dos, es el del Estadista no represor y amante de los más humildes. Tan devoto era de ellos, que los conservó así, casi intactos. 

Mientras nos fumamos que Andrea del Boca y el gato gallego de Anabel Cherubito nos vengan a dar clases de peronismo, les propongo revisar qué carajo pasó desde que un tipo desgarbado, con un ojo desvíado -nunca pude adivinar cuál de los dos- y con humor más estúpido que inocente, nos vino a hablar de un país para todos.


Nacimiento y Apogeo:

Cuando Néstor asumió su mandato el 25 de Mayo de 2.003, heredó de Eduardo Duhalde el equipo económico comandado por Roberto Lavagna, a Ginés González García -auditor de la UOCRA en la Dictadura gracias a la intervención militar- en Salud y a Aníbal Fernández. Además, puso en funciones un par de personajes de los que hoy nadie habla, junto con otros de dudosa celebridad. En Justicia tenía al ex delfín de Carlos Saúl I de Aniaco, Gustavito Béliz; José Pampuro -histórico médico familiar de los Duhalde- al frente del Ministerio de Defensa; Daniel Carisma Filmus -Secretarios de Educación de la escuela Shopping de Grosso, redactor de la Ley Federal de Educación de Menem- en el Ministerio de Educación, todos comandados por un hombre del riñón de Domingo Cavallo: Alberto Fernández. La pesada herencia recibida del Gobierno anterior, dejó como saldo un dólar estable a 2,90; un superávit fiscal de 14 mil millones de dólares, una inflación del 3,2% anual -con un INDEC no intervenido- y la desocupación en descenso.

Al toque de asumir, Néstor promovió la conformación de una comisión de enjuiciamiento para remover a la Corte menemista y poner una independiente. Puede ser que se termine con la Justicia que perjudicó tanto al país. Debemos recuperar el correcto funcionamiento de la seguridad jurídica. Necesitamos terminar con las extorsiones y las presiones, dijo el Pingüino por aquellos días.  Para respetar las instituciones, la Comisión estaba integrada por la oradora del milenio, que había obviado el pequeño detalle de adjuntar su título de abogada y la matriculación, exigencias para integrar esa Comisión. Como buen alumno menemista, una Corte independiente no significaba una justicia independiente, por lo que hizo lo que se le cantó el ocote con el Consejo de la Magistratura y todos contentos.

El mismo día de su asunción, pronunció un discurso en el que dijo que iba a plebicitar toda medida controvertida, que no se podía pagar la deuda externa a costa del hambre de la gente, que combatiría la inseguridad y que habría traje a rayas para los grandes evasores. Todo joya, agarró el bastón de mando al revés, le dio un dolor de cabeza a la custodia, se mandó entre la gente y terminó con un tajo en la frente. Antes de asumir, Pampuro ya había adelantado que Néstor iba a reestructurar las Fuerzas Armadas "con gente de experiencia, de probada idoneidad y capacidad y, también, de confianza". De todo eso, se guiaron sólo por la confianza. Sacaron a Brinzoni, pusieron al pichicho de Bendini.

Sí, fue Ministro de Salud.
En la Federal el panorama no era muy distinto. Lo rajan al Comisario General Giacomino por favorecer a empresas amigas en licitaciones para la remodelación del hospital de la Federal. Fue un par de semanas después de que empezáramos a escuchar la historia de un tipo que de chofer de un Intendente de una ciudad patagónica, pasó a ser un millonario emprendedor y al mismo tiempo en que nos enterábamos que el Ministro de Salud había dado contratos a su sobrino, su secretario privado y dos funcionarios de su Ministerio, para la provisión de insumos, mantenimiento y limpieza en el PAMI. Asume el pisa alfombras Prados, conocido por su incapacidad para el control de la calle y por haber renunciado cuando a Néstor se le antojó darle la orden de no mandar un sólo polícia armado a enfrentar una manifestación en la Legislatura Porteña, donde una semana atrás, habían mandado al quirófano a algunos oficiales.

Un mes antes de la renuncia de Prados, había ocurrido un hecho digno de admiración para el sentimiento de paz y amor que pregona desde siempre la religión kirchnerista. Luis D´Elía, por entonces un ex Demócrata Cristiano, ex Frepasista y ex Aliancista, se puso nervioso porque mataron al "Oso" Cisneros, un gordo con más ruido que el Rafa Di Zeo, y acusó a algunos miembros de la Comisaría 24 de la Federal de proteger al asesino. Como la justicia es un objeto de difícil comprensión, la chancha matancera decidió ir a conocer las instalaciones de la seccional. La justicia se hace con pequeñas acciones y Luisito lo entiende bien. Por eso llevó a cabo un pequeño destrozo, un pequeño incendio, una pequeña privación ilegítima de la libertad, un pequeño robo calificado -un Quinquela Martín- y un pequeño atentado a la autoridad. La Jueza en lo Criminal ordenó desalojar la Comisaría, Quantín dijo que no, a Oyarbide le pareció más copado lo que dijo Quantín, Croto denunció a Quantín y a los polícias que no quisieron acatar sus órdenes, Oyarbide dijo que estaba tudo bom y acá no pasa nada. Prados dándole la mano a D´Elía diciendo que "la violencia genera más violencia", y todos emocionados cantando Give Peace a Chance.

Probablemente, quien no recuerde mucho la época, se preguntará qué tipo de represalia habrá tenido D´Elía. Bueno, fue designado Subsecretario de Tierras para el Hábitat Social del Ministerio de Planificiación Federal, Inversión Pública y Servicios. No fue el único piquetero que nombraron funcionario. Jorge Ceballos ya cumplía sus funciones en el Ministerio de Desarrollo Social -el nombre también era divertido, algo así como Subsecretario de Organización Popular- cargo al que renunció en 2.007, cuando a todos sus compañeros les permitieron ser candidatos en sus municipalidades, menos a él. Obviamente, era el fin de una era en la que empezó a escucharse el verso de la "no represión" de las expresiones populares, pero en la que Aníbal Fernández decía que el Gobierno iba a "combatir con el Código Penal en la mano". Resultado, todos en cana, procesados y a juicio.

Hay que recordar que toda esta sanata de que "la protesta social no es delito" fue manifestada por Horacio Rosatti, Ministro de Justicia que reemplazó a Gustavo Béliz. No era para menos, la brutal represión de la Federal a los manifestantes que se oponían a la sanción del nuevo Código de Convivencia porteño (julio de 2.004) fue transmitida a todo el mundo. El golden boy del Opus Dei pasó a mejor vida -pasear por Comodoro Py explicando ese temita de que había mostrado datos personales de agentes de la SIDE- y el Gobierno dio un giro de 180°: de meter en cana a cualquier boludo que se tirara un pedo frente a una multinacional -trabajadores que protestaban contra YPF en La Plata, se comieron cana; una agrupación de desocupados que exigió 3 kilos de mondongo, se comió cana- se pasó a ponerles vallados por todos lados. La Federal pasó de reprimir a acompañarlos y cortarles el tránsito.

El poder policial, en estos casos, cambió de bando. Ya no lo ejercía el Estado directamente, sino que lo tercerizó en las organizaciones que antes protestaban contra el propio Estado. Claro ejemplo de esto fueron las contramarchas que organizaba Luis D´Elía en contra de la movilización que reclamaba justicia por el asesinato de Axel Blumberg. Detrás de esa movilización, había un petitorio firmado 5,2 millones de personas que pedían que el Estado hiciera algo. D´Elía fue puteado por Blumberg y por Pérez Esquivel, que también estaba en contra del endurecimiento del Código Penal, pero que le parecía "mamarrachesco" el accionar del lechón de Isidro Casanova.

Y si todavía hay quién se come el verso de la no represión, les recuerdo que la Federal corrió con gases y balas de goma a los que se manifestaban en contra del FMI, llevándose además a 102 tipos en cana; desalojó a los palos a los que ocupaban las instalaciones de la farmacia Franco Inglesa y se desalojo brutalmente a los que cortaban la ruta y ocupaban la sede de Termap, en Caleta Olivia. Evidentemente, la protesta social contra las petroleras de Santa Cruz, no entran en el concepto de derecho a manifestarse.

Todo ello pasaba mientras Néstor le tomaba el gustito al rol de paladín de la lucha contra la represión del Estado, pero de la década del ´70. Le acarició la cabecita al pichicho de Bendini, y después le dijo que se subiera a un banquito para descolgar los cuadros de Videla y Bignone, que todavía figuraban en los muros de la Colegio Militar de la Nación, firmó el traspaso de la Escuela de Mecánica de la Armada a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires para convertirla en museo y pidió "perdón en nombre del Estado Argentino que calló durante 20 años las atrocidades cometidas". Hubiera estado completa si hubiera pedido perdón en nombre suyo, también, por haber sido todo lo que fue en esas mismas décadas. Y en la del ´70.

Económicamente, le iba bien. Con 33 millones de toneladas de producción de soja, la cual estaba en precio récord internacional, no paraba de entrar guita a las arcas de la Nación. La construcción tuvo un fuerte impulso, aumentando un 21%. Obviamente, estos números son para interpretar, y nadie decía que ese 21% se debía a los countries y edificios fastuosos, sólo para unos pocos. La verdad es que, en el momento de mayor riqueza de la Argentina, sumado a unas condiciones únicas a nivel internacional y el efecto rebote de la crisis, en la patria el 10% de la población se quedaba con el 45% de la riqueza y el 90% de la población argentina transfería ganancias al porcentaje restante. Más triste es que por aquellos años, con toda la riqueza generada, el hambre afectaba a 1,4 millones de argentinos. Curiosidades: 6 años después, el INDEC refiere que hay 750 mil chicos en riesgo alimenticio. No contemos a los adultos.

El resto del año no fue la gran cosa. El Plan Estratégico de Justicia y Seguridad, anunciado con bombos, platillos, matracas y cornetas, como la reforma más profunda del sistema judicial argentino, quedó tan en el olvido, que un par de meses después, ya nadie se acordaba de que querían disolver el fuero federal porteño, destinado -entre otros curros- a investigar a los funcionarios nacionales.

Un año raro. Tanto que la Selección de Basquet ganó el oro olímpico, Bielsa nos dió un título con la Selección y Gaudio ganó un Grand Slam. Un año tan raro, que éramos gobernados por un tipo que no debe ser el mismo que descansa en Río Gallegos. 

Ah, Clarín era oficialista.

Continuará en la próxima.



Lunes. Argentina, no problem.

martes, 23 de noviembre de 2010

El Público se Renueva

Tal vez uno de los factores que menos se han tenido en cuenta en los últimos años al analizar la forma de expresarse por parte del oficialismo y la simpatía -militancia es un término que les excede ampliamente- que expresan los sectores más jóvenes de sus adeptos, es que estos chicos crecieron en el kirchnerismo. Muchachos que ahora ostentan unos 21 años, en el 2.003 contaban con apenas 14. A ellos, es fácil volver a contarles la historia ultrareciente del país, porque a los 14 estaban en otra. El público se renueva.

Por eso es normal que ahora presenciemos nuevamente las mismas burradas que venimos escuchando hace 89 meses. Que la inflación es un efecto indeseable, lógico en un país con crecimiento, pero que tampoco es para tanto; que los jubilados nunca estuvieron mejor que ahora; que la militancia por los Derechos Humanos; que la pesada herencia de la decada neoliberal menemista, y un largo etcétera. Es porque, además de los mismos chicatos de siempre, hay gente nueva que los aplaude como las focas de Mundo Marino cuando les tiran una sardina. Sean pibes, o tipos que siempre se jactaron de ser apolíticos, que todos fueron una mierda, pero que ahora "se sienten identificados".

El sábado, por ejemplo, el Polímero Presidencial se presentó en la ciudad de San Pedro para tratarnos de hijos de puta a todos por haber silenciado la gesta de la Vuelta de Obligado " premeditadamente ocultada desde hace 165 años por la historiografía oficial". Me imagino que, por más que se haga la lectora asidua de Pacho O´Donnel, no debe haber pasado de las solapas, ya que el viejo ha hablado en El Grito Sagrado y en Juan Manuel de Rosas. Supongo que en su vida debe haber ojeado, siquiera, Los Tiempos de Rosas (Lilia Ana Bertoni y Luis Romero) o Historia del País de los Argentinos de Fermín Chávez. Pero está todo bien, ya que estamos en la era de los que no leen libros.

Ni diarios. Por eso puede decir, abiertamente y sin que le caiga una mueca, que "corrían tiempos en los cuales, como en tantos otros tiempos de nuestra historia de estos 200 años, de este Bicentenario, potencias extranjeras querían dividir nuestro país y apoderarse de nuestros recursos" y que nadie se pregunte qué carajo hacía en los pasillos del G20 negociando, nuevamente, con las megaempresas mineras extranjeras.

Es en este contexto, que la caradura puede exhortar abiertamente a los concejales de San Pedro y San Nicolás a que le pongan el nombre de las mujeres que participaron de la Vuelta de Obligado argumentando que existiendo "tantas calles, tantas plazas, tantas avenidas con el nombre de tantos argentinos que no supieron servir a su país, bien merecen estas mujeres el nombre de alguna plaza o de alguna calle", mientras que en Caleta Olivia resolvieron cambiarle el nombre a la mitad de la Avenida Costanera -antiguamente llamada Mártires del Crucero General Belgrano- por el de Néstor Kirchner.

Especialistas afirman que el look Sarah Key podría ser
uno de los factores determinantes en la imagen de CFK
Por eso, esta mujer de pocos -nulos- escrúpulos, puede abiertamente decirnos que siempre se preguntó por qué en la escuela siempre nos han enseñado con muchísimo detalle cada una de las batallas, cada una de las campañas en las que nos permitieron liberarnos del yugo español y, sin embargo, se ocultó deliberadamente durante dos siglos todas las luchas que se dieron contra otros colonialismos que aún subsisten como, por ejemplo, en nuestras Islas Malvinas; cuando nunca hicieron un acto por la gesta de Malvinas como la gente (en 2.008, por ejemplo, se hizo en un hangar en El Palomar) escondiendo bajo la alfombra todo lo que tenga que ver con la guerra y sus héroes, y ni siquiera fueron considerados para los desfiles por el festejo del Bicentenario.

No es de extrañar, entonces, que los adeptos puedan cambiar tan rápido de punto de vista. Hace un par de semanas, la oposición golpista, quería desestabilizar al gobierno dejándolo sin presupuesto. Cristina en cadena nacional, lagrimitas de acá, pucherito de allá, palos en la rueda, especiales de 678, TVR y Duro de Domar. Hoy, el Gobierno Nacional es tan, pero tan vivo, que planificó una estrategia para que la oposición pise el palito y ellos puedan gobernar por decreto el año que viene. Ayer, la oposición atentaba contra la calidad institucional. Hoy, aplaudimos que se gobierne por decreto. Y no pasaron 5 años. Pasaron días.

Ahora somos todos Kunkel. Escuché que Camaño no respondió a su investidura de Diputada Nacional, que era una negra catinga (excelente argumento manifestado por quienes nos tratan de fachos) y que la oposición es toda violenta. No jodamos. La mina hizo lo que hace años queremos hacer todos: aplicarle un correctivo a Kunkel para que cierre la boca. Esa misma boca de la que salen acusaciones de asesinos, cómplices de la dictadura, vendepatrias y desestabilizadores hacia todo aquel que no se deje sodomizar por el oficialismo, pero de la que nunca sale una sola explicación sobre su participación en hechos subversivos ni de por qué Perón lo invitó a que se saque camiseta del Peronismo y se vaya a buscar algún partido de izquierda en el que sería bienvenido.

Y los pendejos repiten como loros las gansadas que escuchan de los travestis políticos. Hablan de violencia gorila. Ya nadie se acuerda de D´Elía tomando una Comisaría de la Federal, saqueándola y prendiéndola fuego. Nadie tiene en su memoria al mismo delincuente fajando a un tipo ante las cámaras de televisión. Mucho menos escucharon hablar de Guillermo Moreno poniendo una pistola en su escritorio para recibir a los empresarios que iban a "negociar bilateralmente" un acuerdo de precios. Ni que hablar del Guiyote entrando con guantes de box a las reuniones de Papel Prensa. Y, a pesar de haber pasado hace un mes, todos se hacen los boludos por el asesinato de Mariano Ferreyra. La violencia, obviamente, es opositora.

Mientras tanto, en esta patria en la que todo está joya, siguen muriéndose chicos de hambre (hay que agregar 3 más a la lista oficial) y hay trabajadores en huelga de hambre desde hace 11 días. Pero esa es otra realidad, otro relato del que nos quieren convencer.



Martes. El país puede andar sobre ruedas. Lástima los detalles.

martes, 16 de noviembre de 2010

Cronología

"Este proyecto es un parto múltiple, y nuestra partera es la presidenta
Mamá Hebe, en el lanzamiento de Las Cristinas en La Plata. 





Para ir entendiéndonos, es necesario aclarar determinadas cosas. El G20 nace gracias al G7 que en la cumbre de Colonia de 1999 deciden crear un grupo informal con el objeto de mantener una comunicación en materia económica entre países importantes. La Argentina entra en aquellos años. No en el ´73, no en el ´88, no en el 2004. Entró en la fatídica, neoliberal, destructora de las economías y nefasta década del ´90. Y entró a pesar de -o gracias a- la crisis Rusa, con una recesión en la economía local que duró desde fines de 1998, hasta finales de 1999. Y si bien el saldo de ingresos de 1999 resultó menor a al de 1998, hubo un aumento notorio de la inversión extranjera, combinada con la inversión del Estado para reactivar la economía. Por si no se entendió -y hablando en criollo- Argentina pudo salir de esa crisis gracias a haberse incorporado al G20.

Yéndonos un poco en el tiempo, y ya que andamos recordando boludeces, es bueno traer a la memoria que cuando se cometió el terrible pecado de sancionar la Ley 23.696 -Ley de Reforma del Estado- la misma obtuvo el voto absoluto de la totalidad de los legisladores. O sea, fue aprobada por unanimidad por socialistas, radicales, peronistas, y los de la UCeDe, ese partido en el que estaban Sergio Massa y Amado Boudou, y que fue uno de los espacios que más defendieron la mentada norma con el argumento de Álvaro Alsogaray, repitendo hasta el cansancio que achicar el Estado es agrandar la Nación. Para los que no lo recuerdan, esa ley facultaba al Presidente de la Nación a privatizar.

Nos vamos más atrás aún, y nos encontramos con que, durante la última dictadura, la Argentina toma una deuda con el Club de París para comprar submarinos TR1700 -pidieron cuatro, llegaron dos, los facturaron igual- y la licitación a una constructora holandesa para la creación de un gasoducto que terminó garpando el Estado Nacional, además de otros créditos para paliar las deudas de empresas públicas. Por si fuera poco, durante la gestión de Alfonsín, una Auditoría encargada por el mismo Gobierno determina que parte de la guita del Club de París, nunca llegó a la Argentina. Repito: Nunca llegó a la Argentina. 

Paseando, pero esta vez un poco más acá en los años, nos encontramos con el default de 2001. El Adolfo anunció la cesasión de pagos de la deuda externa porque la Argentina no tenía un cobre, o por demagogia, o por lo que quieran. Pero lo cierto es que había sido elegido en la Asamblea Legislativa y contaba con el apoyo de Carlos Ruckauf, Eduardo Duhalde, Ramón Puerta y Néstor Kirchner. Por ahí estamos todos desmemoriados, pero mucha gente -inconscientes, patriotas o las dos cosas- estaba chocha con la medida de no poner tarasca por un tiempito. El apoyo de los Gobernadores Justicialistas duró lo que tardó el Adolfo en decir que le gustaba la idea de quedarse hasta completar el mandato de De La Rúa.  

Este brevísimo resumen, viene a cuenta de preguntarse si realmente las cosas cambiaron con la partida del Néstor. Si realmente se acaba la confrontación, si realmente se acaba el cinismo. Y las palabras de Cristina, ayer, demuestran que no. Que no se acaba nada. Tal vez engañados por el trajecito negro y porque ahora usa dos kilos de maquillaje, en vez de tres, suponemos que está más tranquila. La verdad es que nos sigue tratando de boludos, pero tranquila. 

Sólo así se entiende que nos hable de lo maravilloso que resultó la reunión en el G20, para introducirnos a las negociaciones por el pago de la deuda al Club de París, recordándonos el daño generado por el default que declaró el fiestero puntano en su acotada presidencia y lo bajo que caímos por las políticas de remate del país aplicadas durante la década del ´90 -¿hace falta aclarar que tanto ella como su marido acompañaron todas las listas de Menem?- para terminar contándonos que ya instruyó al pichicho Amado Boudou para entablar las negociaciones. No hay mucha diferencia con la Cristina de hace unos meses atrás, cuando dijo que la deuda con el Club de París hay que saldarla, porque a pesar de haber sido contraída por la Dictadura, "se utilizó para cosas productivas" (sic).

Look sin Duralba para Exteriores
El paisaje cambió, pero el clima es el mismo. Ayer hablábamos de las ofertas de 50 lucas, 500 lucas, prebendas y cargos públicos ofrecidos desde el Gobierno Nacional a los Diputados Nacionales. Ahora, la llorona dice que le quieren poner palos en la rueda. Hay que reconocerle la habilidad para dar vuelta la tortilla, aunque siempre gira en torno a lo mismo: Pretende hacerse fuerte mostrando la debilidad de una viudita a la que, encima, todo le cuesta el doble por el mero acto de ser mujer y, ahora, sola.

Por suerte tiene militantes que la bancan, personas que tienen bien en claro donde están parados y defienden sus convicciones con la vehemencia de saber dónde se encuentran los oligarcas, los amigos de las dictaduras, los conservadores y los lobbistas de los monopolios. El enemigo no es Telefónica de Argentina, es Clarín. El enemigo no son los periodistas pagos por el poder Estatal. Son los periodistas pagos por el poder privado. El enemigo, no son los que se enriquecieron a costas de políticas liberales en la dictadura y en el menemato que están hoy mismo en el Gobierno, son los que hicieron exactamente lo mismo, pero están afuera. Por eso saben adónde apuntar y no importa lo que se les diga en contra, siempre habrá un argumento poderoso y fundado para evadirse. 

Vale por una foto de Chávez. 
Uno puede estar horas hablando, todo para que vengan a decirte que la Argentina es respetada en el mundo. A la Argentina le tienen miedo, que es distinto. Como le tendrías miedo vos a tu vecino si te debiera mucha guita y se la pasara jugando a la ruleta rusa. Ahora te vienen con el ejemplo de que Rebeca Grynspan, Secretaria General Adjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, vino a felicitar a Cristina por sus medidas para reducir la desigualdad social. Que una mina que cuando fue Vicepresidente de Costa Rica terminó en Tribunales por el choreo de millones de dólares de la guita destinada al desarrollo social de su país venga a felicitar a la Presi, no es motivo de gloria. Es como que venga Chávez a aplaudirnos por nuestras políticas económicas...

Estos son los que siempre se han jactado de descreer de todos los políticos por mínimas que sean las sospechas y de despreciar a todo lo que signifique poder gubernamental, pero que ahora se mueren por pegar un contratito de monotributista para sentirse "parte del modelo". Se protegen de la obvia contradicción negando el poder del Estado y acusando de poderosos a los demás. ¿Cómo van a aceptar que trabajan para el poder que tanto criticaron?

Lo mismo va para los escépticos de la política, devenidos en apoyadores compulsivos de las medidas adoptadas por el Gobierno "menos peor" desde la vuelta de la democracia. Son críticos de la mafia sindical, pero piden que no se la agarren con Moyano. Se mortifican por la muerte de Mariano Ferreyra -un trosko más de toda la lista a la que han puteado y cagado a trompadas en todas y cada una de las facultades- pero enseguida se hacen los dolobus respecto de las responsabilidades políticas.



Martes. Se viene el verano y nosotros con tetas.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Cotizaciones

Todos tenemos un precio, solo que a algunos no se los han hallado. No es que sea mi caso, que con un par de contratitos que me alcancen para rascarme a cinco manos sin laburar, me conformo, pero parece que algunos hubieran nacido ayer.

Anoche, en la Cámara de Diputados se debatía el presupuesto 2.011. Más allá de ver a Lilita en su mejor estado, tirando mierda para los cuatro puntos cardinales y emitiendo alguna que otra profecía, lo más preocupante fue ver que la guita ya no alcanza para comprar diputados. Pero fue entretenido ver cómo funciona esto. Por 50 lucas agarraron viaje unos cuantos, otros dijeron que sus votos no estaban en venta. Obviamente quisieron decir que no estaban en venta por esa guita.

Agustín Rossi, preocupado. A Néstor no le hubiera
gustado que haya corrupción. 
Hay que darles la derecha a los compañeros Diputados, por más que escucharlos quejarse de la corrupción, es como ver a la Hiena Barrios diciendo que los argentinos manejamos como el orto. ¿Qué son 50 mil pesos hoy en día para alguien que anda en un auto de 150 mil? No tienen creatividad. Si quisieran comprar a Cinthia Hotton, no tendrían que ofrecerle guita. Con que le prometan una Marcha del Orgullo Heterosexual, alcanza. Uno entiende que se les complica repartir cargos vedetongas, como cuando le dieron la Vicejefatura de Gabinete a Rivas, que había denunciado por corrupción a Néstor Kirchner y hasta a los Granaderos de la puerta.

Lamentablemente, les alcanzó para algunos radicales y un par de crotos del PRO, entre los que se encuentra la Diputada Alonso, quien, paradójicamente, había presidido antiguamente Poder Ciudadano, luchando contra la corrupción y por la transparencia de las instituciones republicanas.

Lilita, explicando cómo quedó el armado opositor anoche.
Todo un gran puterío. Majdalani, una chica de Jorge Macri, que parece que arregló con De Narváez, Attanasoff que termina internado en la Suizo Argentina, Paula Bertol con síndrome premenstrual llorando por las bancas vacías, los radicales acusando al oficialismo de corruptos, el PRO acusando al oficialismo de corrupto, lo que queda del Peronismo Federal acusando al oficialismo de corrupto y Carrió acusando a todos de corruptos.

Esta es la oposición que tenemos. Estos son los que quieren salvarnos de los problemas institucionales en los que nos sumió el kirchnerismo. Con Felipe Solá tratando de “Compañero” al ex Néstor, Reutemann diciendo que se aleja de la Mesa de Coordinación del Peronismo Federal, Mimicha que twittea frases enigmáticamente apocalípticas, como si fuera Violeta Lo Re con Ricardo Fort, las chicas del PRO que terminan llorando por cualquier gansada y Lilita que desea una patria sin corruptos, en la cual quedaría ella y el Padre Pepe de la villa 21.

Mucho tendrá para agradecerle el oficialismo al Lole por la manito que les dio en el día de ayer. No tanto tienen para agradecerle los del peronismo disidente, que todavía se preguntan a dónde quedaron los códigos como para que venga a dar tamaño anuncio. Igual que Solá, que de tanto aplicar el dogma de hacerse el boludo para sobrevivir en política, ya debe tener el esfínter bostezando de todo lo que se comió, y se va a seguir comiendo, por veleta.

La única buena es que la camarera del Perla Negra que tenemos por mandataria, sigue depositando su confianza en el impresentable de Zannini, en la foca del Máximo, en el relojero Randazzo, en el payaso polifacético de Timerman, tan poco diplomático como Boudou -a quien deberían sellarle la boca para que deje de mandarse cagadas- y en la militancia de La Cámpora, cuya última actividad productiva, fue ir a descolgar los carteles de PDVSA en Avenida del Libertador. Curiosidades de la relación comercial desinteresada entre Chávez y Néstor. Palmó uno, se va el comercio de las valijas voladoras.

Mientras la comunicación política siga en manos de Gvirtz y el papá de Camilo García, también andamos bien. Hace un par de semanas, a raíz de la muerte de Mariano Ferreyra, había mutis por el foro en los medios oficialistas. Depresión de los integrantes de 678 y TVR tomando como objeto de la debacle política argentina las opiniones de Susana Gimenez y Mirtha Legrand. Todo ello era acompañado por la única que siguió hablando ante las patéticas comprobaciones de que todo lo que hizo el Gobierno sobre el tema, fue una gran cagada. Cristina, desde la soledad de su twitter, y cual borracho con pedo triste -gracias, Guido- vociferaba "esta Presidenta tiene millones de fotos con desconocidos" y trataba de caranchos a los medios que se atrevieron a no comerse el verso. Después de la muerte de Néstor, todos los programas son de homenaje al prohombre de la democracia, los Derechos Humanos y el consenso. 

Mientras la Presi y el séquito de lameortos desafían cínicamente a los que dicen que en el mundo se nos cagan de risa argumentando que cómo puede ser que integremos el G20, están los que les responden que se ingresó gracias a las políticas económicas de los fatídicos años ´90, para luego ser tildados de gorilas inconformistas. Por cada uno que dice que con Néstor se fue un esperanzador de los pobres, están los que le tiran 236 chicos muertos en Misiones. Cipayos, aprendan de la Provincia de Salta, dónde sólo muere uno por mes.




Jueves. Estas cosas con Cherasny, no pasarían.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Nestornautas

Mariano es un flaco copado de 29 años. Siempre se definió como apolítico, término con el que estoy absolutamente en desacuerdo. No es que me cope demasiado la definición de Bertolt Bretch, pero yo considero que no existe el apolítico. Desde el momento en que vemos a un tipo que quiere controlar algo del poder, automáticamente hacemos nuestro procesamiento sobre su imagen. No me gusta porque tiene cara de garca, me cae bien porque es madre y esposa, me cae como el orto porque es sindicalista, etcétera. Al que se define como apolítico, le descreo. 

Pero Mariano es un caso excepcional. En el ´99 votó a la Alianza porque le parecía copado -dejemos de lado que su padre también la iba a votar- y, principalmente, porque la De La Rúa prometía una continuidad en la paridad cambiaria con el dólar. En octubre de 2.001 puso una tapa de Patoruzú en el sobre que iba a parar a la urna. Se cagó de risa mientras me lo contaba. Obviamente, no contaba que fue una de las ideas que más circulaban en ese entonces, junto con la de poner una feta de salame. Pero el salame, no da para desperdiciarlo. En 2.003 votó a López Murphy -si, todavía hay gente que lo votó, aunque nadie lo recuerde- y su argumentación era que no quería participar en la interna obligatoria del PJ, argumento mucho más que válido, tanto como que era el latiguillo del programa de Marcelo Longobardi y que a Mariano le gustaba seguir.

Obviamente, de más está decir que en 2.007 formó parte de aquel 30% del padrón que no fue a votar. Se mofaba de que Clarín le había hecho la campaña a Cristina. Poco importaba, claro está, que el Olé que compraba religiosamente cada lunes formara parte de ese futuro monopolio oligarca funcional a la dictadura. En 2.009, le entregó el voto a Pino Solanas, porque Heller no había tirado una idea y Michetti le parecía una mujer demasiado sensible como para bancarse algo. Ah, y porque Pino era un tipo coherente con sus convicciones.

Hoy, 16 meses después de aquel día, Mariano me cuenta que se afilió a La Cámpora "o algo así". Conmovido por la fortaleza de Cristina y por el apoyo masivo de todo el mundo, incluyendo los medios monopólicos y los Jefes de Estado de países imperialistas y buitres, creyó que era necesario acudir a la convocatoria a la que se estaban sumando miles de jóvenes. Pino, ahora es un viejo mentiroso y traidor. Un ex progre, al igual que Lanata y Caparrós. Unos empleados de Magnetto.

Se buscan ex empleados de Sólo Empanadas
para actividades de militancia comprometida
.
Cuando terminó de contarme la importancia de volver a la militancia de los gloriosos setentas y lo fundamental de apoyar un modelo para no volver a la odisea de 2.001, yo le recordé que, independientemente del detalle de que en 2.001 Nilda Garré y Diana Conti también eran funcionarias del infierno, no podía caer en la facilidad del pensamiento lineal, del yo te voy a imponer un país para todos aunque tenga que pasar por encima de tu cadaver, me dijo que no lo entendía porque, en el fondo, yo era un gorila.

Hurgando en mi billetera, buscando mi afiliación, me di cuenta de lo inútil de mi accionar. Si él, que toda la vida había sostenido que jamás votaría a un peronista y que Kirchner era un grande por haberse cagado en los milicos, que han sido el cáncer del país desde el primero al último, me tildaba de gorila a mí ¿Qué sentido tenía que yo le mostrara algo tan frío como un documento de afiliación? Entonces, le hice la pregunta crucial: ¿La Cámpora no está dentro del PJ? 

Todavía me estoy puteando por haber efectuado ese interrogante. Me refirió que habló con los chicos y le contaron que dentro del marco de la transversalidad, ellos están aglutinando personas que tengan vocación de militancia sin importar la procedencia, siempre y cuando apoyen el proyecto de Cristina. O sea, están rejuntando. 


No discutí más. No valía la pena. Era gastar pólvora en chimangos. No tiene sentido intentar convencer a quien ya se encuentra convencido. Aparte, cuando dejen de ser Gobierno, fiel a su espíritu apolítico, votará a quien le parezca que tenga que votar. Sin valores, sin proyecto, sin plataforma de gobierno, sin nada. Por suerte, la juventud kirchnerista está bien ubicada en tiempo y espacio y llevan los estandartes de los setentas -esos que sus líderes vieron desde el sur cuando dejaban de contar billetes usurarios- como la Justicia Social y el combate a la burocracia sindical que llenó de gorilas al gobierno popular.


Fíjensé en Ottavis, por ejemplo, que de la Dirección General de Políticas para la Juventud de la Ciudad de Buenos Aires se llevó hasta los saquitos de té -y eso que es un área de Gobierno con un presupuesto ínfimo- y fue el primero en salir a bancar a Moyano desde la ex Gloriosa Juventud Peronista de la Provincia de Buenos Aires, aunque ahora prefiera expresarse como "integrante de La Cámpora".

No se qué me da más risa. Que los Nestornautas banquen a un gordo ladrón, burócrata sindical, estafador de enfermos oncológicos y con algunas docenas de procesos judiciales en marcha -entre las que ya se está sumando el bardo de la Unión Ferroviaria-, o que confíen en el liderazgo del elefante marino del Máximo, que un día estaba de joda con los amigos y 48 horas después, es una personalidad política a la que hay que respetar.

Pero estos tipos, pretenden militar por una persona, no les importa la doctrina, esas son cosas de otras generaciones, probablemente viejos de mierda que prefieren al gorilaje que un gobierno Nacional y Popular.. Y es que, en definitiva, pertenecemos al tiempo de Karina Jelinek. Es la generación que no lee libros.



Lunes. Respeto tu creencia, si es que la tienes.

martes, 2 de noviembre de 2010

A Todo Color

Ante el deceso del hombre que tomaba todas las decisiones del Gobierno, su viuda se puso un buen par de antiparras extraterrestres, un vestido de luto y recibió a todo aquel que fuera a manifestarle el apoyo ante el difícil momento que atravesaba. Cientos de miles de personas desfilaron para dar su último adios al lider carismático, el del consenso. Los intendentes de la Provincia de Buenos Aires se manifestaron en su conjunto a favor del Gobierno de la viuda y el máximo lider sindical refirió que ella era la encargada de la conducción del partido, aunque no tuviera la más puta idea de como conducir un monopatín. Corría el año 1974.

Los años pasaron y lo que ayer veíamos en blanco y negro, hoy es a color. Más allá que comparar la crispación idiota de Kirchner con el pacifismo pragmático del último Perón es tan ridícula como equiparar a Florencia Peña insultando a la UCR con Balbín despidiendo a quien lo había metido en cana 20 años antes, hay que destacar la misma ausencia de brújula de los desesperados por el poder. Ver a Scioli envalentonado, tratando de capitalizar el rejunte de los Intendentes de la Provincia de Buenos Aires como una muestra de poder frente a Moyano, cuando el gordo la última vez junto a 5 alpedistas y una camarera, es casi tan hilarante como cuando lo vimos anoche, ingresando a la Casa Rosada a contarle las novedades a la viudita. Esa misma viudita que lo cacheteaba cuando era Senadora y el le chupaba los mails. Pero se vienen tiempos duros para quienes necesitan de los giros de la Nación para mantener los vicios, los gatos y la joda de administraciones inviables.

Pero la Presi hoy reapareció y nadie entiende bien para qué, salvo Andreita del Boca que ahora reemplazó a Artemio como órgano de consulta en la TV. Si la intención era mostrar fortaleza, verla con la voz quebrada y desvariando sobre las diferencias de momento difícil y momento doloroso y remarcándonos que ella no es humilde -sic- salió como el orto. Ahora, si la intención era seguir capitalizando la lástima, re garpó. Hablando en serio, no se bien quién la aconseja, pero para agradecimiento, bastaba con una solicitada. Mostrarse así, débil, es precisamente lo peor que le podían hacer. La imagen positiva, no es lo mismo que la intención de voto. Alguno con el corazón con agujeritos se sentirá conmovido por el quebrantamiento emocional, pero la intención de voto, no se modifica, lamento informarles.

Lo único que pareciera jugarles a favor, es la paja del arco opositor. Sacando a unos pocos radicales, a Macri y De Narváez -al primero, hace dos años que lo quieren destituir, al otro hace un año lo querían meter en cana, ambos le echan la culpa al kirchnerismo, alguien que me lo explique- el resto, vio desde sus casas el primer velorio del mundo exclusivo para invitados.

Todos parecen no avivarse, sumidos en el análisis de qué carajo hacer de ahora en más. Cristina conducción, lo demás es traición, gritarán los militantes del monotributo. Mientras todavía buscan quién se haga cargo de la economía de la Nación, el resto ya se va acomodando. Timerman ya prepara los próximos 3 chistes que le harán a Inglaterra por las Malvinas, Moyano se prostituirá hasta donde le de con tal de no ir en cana y Paquito Larcher, de ahora en más, tendrá que armar las carpetitas de escuchas telefónicas con colores pasteles.



Una de las mejores postales del Isabelismo.


SOLIDARIDAD:


Desde este humilde sitio, manifestamos nuestro apoyo al compañerazo Daniel Sciamaro, que tuvo que renunciar por culpa de la prensa canalla que lo atosigó por haberse timbeado el salario de los municipales de Hugues, Provincia de Santa Fe. Nos solidarizamos abiertamente con este prohombre oficialista, digno ejemplar de paladar negro de una raza incomprendida. Lo acompañamos en el arduo calvario de quien se confió en que el Gobierno Nacional le iba a pagar las deudas del escolazo, y desde la Jefatura de Gabinete lo dejaron de garpe. ¡Fuerza, Dani! ¡A paso de vencedores!


Martes. Esto, yo ya lo ví, esto ya lo escuché.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Que Siga el Show

Primera conclusión, Néstor no resucitó al tercer día. Para seguir en el camino de la santificación, ahora van por la teoría del apocalipsis: el Barba se está llevando primero a los salvados. Cualquier teoría sirve para destacar la inutilidad de Cristina. Se entiende, hay que llegar como sea a no se sabe dónde. Sin embargo, el llamado constante a profundizar el modelo, me resulta bastante gracioso. Probablemente no entendimos bien  el mensaje y Profundizar el Modelo, quiere decir que nos va a llegar hasta la nuca. El modelo no se puede profundizar, porque nunca existió.

Hay que reconocerles la onda y el esfuerzo. Como dice @vlondo, los que por estos días dicen que el modelo continúa y que todo está joya, son los mismos que hace un par de semanas decían que Néstor estaba pipí-cucú y que había Kirchner para rato. Pero ahora que se dirimió la disyuntiva de Pingüino o Pingüina en 2011, tendrían que esforzarse un poco más en lo que piensan hacer, a no ser que supongan que con encargarle una encuesta a Nueva Comunicación para que les de una imagen positiva de Cristina en torno al 60%, y meter al gordo del Máximo en la Quinta de Olivos, sea una buena forma de gobernar hasta el 2015. Uno entiende que si Timerman llegó a Canciller, el Máximo puede llegar a Emperador, pero tampoco es parámetro. 

También le están chingando si suponen que alcanza con la mera militancia desinteresada de los flacos de La Cámpora pasando hasta tres veces y un Bauer cantando el Ave María. Lo único creíble del desfile fetichista fue el productor agrario agradeciéndole a Cristina delante de todas las cámaras. Más allá de que sea un amiguillo de Willy Moreno, es bueno que la gente reconozca a quienes le llenaron los bolsillos a fuerzas de negociados. 

El setentismo les está saliendo tan bien que hasta consiguieron la misma indiferencia del común de la gente de aquellos años. La clase media argentina, lo único que quiere es llegar a fin de mes, que no les violen a la nena, que no los hagan cagar fuego de un corchazo para afanarles el producto del laburo y poder rascarse las pelotas los domingos. El resto, se discute. 

Pero por un extraño mecanismo de bloqueo hacia lo que los rodea, siguen insistiendo en que están todos equivocados. Los edificios públicos pintados de arriba abajo con lemas tales como Fuerza Cristina, Ni lo intenten, No Pasarán y La Lucha Continúa. El amedrentamiento constante hacia toda forma de razonamiento político. La idea es sencilla: Si no te diste cuenta que este es el mejor gobierno de la historia, te lo haremos entender por la fuerza. 

Una de las cosas que más llaman la atención en todo este vendaval de anacrónicos mitómanos, es la presencia de Milagro Sala en la arena de los medios. Milagro es el auténtico ejemplo del paradigma Kirchnerista. Si al día de la fecha, su accionar sigue siendo necesario, no es precisamente porque nos esté yendo de puta madre. Si el asistencialismo masivo sigue siendo menester, entonces que me expliquen dónde se hallan las bondades del modelo. 

Ya finalizó el horario de protección al Kirchnerista. Ya podemos empezar a hablar nuevamente de los 206 niños muertos por causas no violentas -según el parte médico...yo soy de los que creen que el hambre, en esta patria de la abundancia, es un crimen- en Misiones, de la sobrefacturación en cada obra pública -llegando al 300% en el Plan Federal de Viviendas- del aumento de la pobreza que ya está otra vez en el 32% de la población argentina, de qué se va a disfrazar Moyano ahora que Balestrini se despertó y de cómo se va a sostener el país dentro de 20 años si las familias que contribuyen al sostenimiento del Estado están teniendo un hijo por pareja, mientras que los que no tienen un mango, siguen llenando la patria de pibes que difícilmente tengan acceso a una educación que los prepare para el futuro. 




Lunes. Ellos son los que la tratan de inútil. Nosotros no necesitamos remarcarlo. Ya la conocemos.