miércoles, 30 de marzo de 2011

Trucholandia

Un empleado judicial de Lomas de Zamora, sale del laburo, camina 5 cuadras e ingresa en el bolishopping de la calle Larroque para comprarse un jean Levi´s por 80 pesos. No es Levi´s original, pero lo parece. Sale de allí y se dirige a la estación de tren, donde compra tres películas por 10 pesitos. El vendedor no tiene cambio, le pide al policía que le cubra el puesto mientras pide billetes al puestero de al lado, que vende las pelotas que le quedaron del mundial a precio de liquidación: veinte pesitos.

Una señora se para frente a la vidriera de Lacoste para pedirle talle al puestero que tiene chombas al 10% de lo que vale la que esta en vidriera. Su futuro regalo, es coherente con sus lentes Ray Ban de 25 pesos comprados en la puerta del Alto Palermo, su cartera Louis Vouitton que le trajo una amiga que va cada tanto a La Salada y las zapatillas Nike adquiridas por unos módicos 70 pesitos a la chica que vende en el trabajo. Huele algo parecido al Play for Woman, de Givenchy, pero con un toque a desodorante de pisos que recuerda a todo el que pase por al lado que, algunos kioscos, también son perfumerías.

Un operativo decide confiscar mercadería trucha, la gente se pone nerviosa, cagan a cascotazos a la Policía y terminan cortando la calle reclamando que respeten su derecho a vivir en la ilegalidad y el trabajo informal Tiene lógica. Si el dueño de La Salada sale en los programas confesando que en sus ferias se venden cosas truchas y genera menos sorpresa que la confesión de homosexualidad de Pablito Ruiz, no vamos a pretender que nos vengan a hablar de Ley de Marcas y otras yerbas arcaicas.

El perverso mecanismo psicológico de pretender ser lo que no se es, mintiéndonos a nosotros mismos, está presente en todos, en mayor o menor medida, aunque se manifieste de forma distinta. Así como yo repetía como loro los dichos de mi abuela afirmando que no estaba gordo, sino que tenía los huesos grandes, también está la señora que va en el subte con una remera que, tanto ella como los demás, sabemos que no es de Dolce y Gabbana, como tampoco es real el Rolex que usaba nuestro colectivero amigo en los tempranos ´90.

Lamentablemente, la mentira autoinflingida, a veces toma caminos lindantes con la patología narcisista exacerbada. Un Jefe de Gabinete que dice que la Ley de Derribo, mediante la cual se autoriza a voltear cualquier avión que invada territorio argentino negándose a identificarse, es como aplicar la pena de muerte sin juicio previo, está dando una afirmación tan pelotuda como suponer que detener a un delincuente in fraganti, es actuar sin orden de un Juez. Es tan falaz como cuando afirma que para el Gobierno Nacional es una prioridad la lucha contra el narcotráfico, siendo que rajaron de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Federal a todos los oficiales que habían hecho el curso de la DEA y del FBI en lucha contra el narcotráfico moderno. O cuando carga contra la radarización de la Argentina por parecerle inútil ante la certeza de que los aviones no aterrizan para descargar droga, sino que la tiran desde arriba. Habría que preguntarle a Aníbal para qué se piensa que están los radares, si de todos modos, las pistas clandestinas se pueden encontrar hasta con el Google Earth. Si ARBA te la pone con una fotito de la pelopincho que tiraste en el patio de tu casa ¿tan difícil es encontrar una pista clandestina?

Después de todo, es la misma Universidad
que certifica que ella se recibió.
En este panorama, no es irracional que una Universidad Nacional como la de La Plata instituya un Premio a la Libertad de Expresión llamado Rodolfo Walsh, dado que el bueno de Rodolfo murió luego de hacer pública una carta abierta al Gobierno de Facto de Videla. El hecho de que Walsh se haya cargado unos cuantos fiambres por el hecho de que pensaban una argentina distinta a la que él pretendía, son detalles menores. Partiendo de esta base, a nadie puede asustar que le entreguen el premio a la Libertad de Expresión al compañero bolivariano Hugo Chávez Frías. Después de todo ¿qué son un par de periodistas muertos, tres docenas de radio cerradas y un canal de televisión clausurado, si se da por garantizada la comunicación de que no se están muriendo de hambre, sino que están haciendo la revolución socialista?

El Presidente de Venezuela habló tanto que los presentes afirmaban nunca más quejarse de los discursos de Cristina, mientras que los periodistas que no pudieron ingresar, festejaban por volver a casa para la cena. Entre las grandes frases vertidas por el cumpa, se lleva el podio la afirmación de que en Venezuela hay plena libertad de expresión y que never in the puta life existió la censura. Le falló el GPS: ante un público nutrido de tupamaros de Milagro Sala y socialistas y con la seguridad en manos de los pacifistas de Quebracho, se manifestó soldado de Perón.

Pero como detrás de tanta mentira, siempre asoma algo de verdad, Chávez se despachó con una frase que fue la cereza del postre: El mundo lo ponen al revés. Los que luchamos por la igualdad, por la justicia somos tiranos y los golpistas son reconocidos.



Miércoles. Fueron a La Salada por una estadista y nos la vendieron por Presidente. 

lunes, 28 de marzo de 2011

Lo Que El Finde Nos Dejó

Todo color de rosa. A principios de mes, la Presi nos regaló un discurso precioso en la inauguración de las sesiones legislativas, hablándonos de las maravillas del modelo de redistribución de la pobreza, sustentado en ventas de automotores, crecimiento de asentamientos y el hambre de otros países. También nos contó de la baja en el índice de criminalidad con una estadística de 2008, lloró un poquito, puso cara de compungida, rapartió lástima de viuda triste y pidió que nos dejemos de protestas obstruyendo a los demás.

Durante las siguientes semanas, le agarró el delirio místico y nos trajo amor, para todos y todas, en cada discurso brindado, hablando de la necesidad de estar unidos, en armonía y respetándonos entre todos, porque ella ama este país, aunque esté lleno de negros inconformistas, clase media quejosa y pobres que tienen ganas de estorbar el proceso de crecimiento sostenido, muriéndose de hambre por ahí. Ella no se deja voltear por los agoreros de siempre y le pone onda, inaugurando desde carritos choripaneros en la Costanera Sur, hasta una planta de la BGH en Tierra del Fuego, donde juegan a armar rompecabezas con piezas fabricadas en el extranjero, pero que nos venden como industria nacional, al mismo precio que las importadas. En medio de un ataque de melancolía recordó "cuando allá en Olivos andaba vendiendo bicicletas y todo, porque se nos venía la crisis y había que alentar el consumo."

Como el público se renueva y nunca falta el nostálgico que extraña esos momentos de éxtasis, le pintó el rol de promotora en temporada de San Clemente.  "Esto otro que me acaban de mostrar va a ser una cosa que no sé cómo se llama, escuchen bien: netdoc. ¿Qué es esto? Vos tenés esto, ponés tu celular en esta ranura y todo el conocimiento y todo lo que tenés en tu celular pasa acá, lo trabajás de acá y esto luego lo dejás." Chupate esa mandarina, Steve Jobs.

Mientras tanto, el país entero iniciaba el fin de semana largo para conmemorar la tristeza del Golpe de Estado de 1976 con la introspección que amerita. Por ello, el feriado puente del viernes 25 vino al pelo. Nada mejor para elaborar el duelo que clavarse unas medialunas en Atalaya y pasear por las rutas del país. Eso sí, dejando el crespón negro y un Nunca Más en el perfil de Facebook.

En Buenos Aires también tuvimos lo nuestro. Para festejar el 24 de Marzo, la Justicia denegó la reapertura de la causa contra Verbitsky y Firmenich por el atentado en la Superintendencia de Coordinación Federal, donde murieton 23 tipos -la mayoría civiles- por una bombita vietnamita. Para los que se quedaron en la jungla, también hubo actividades pintorescas para pasar el rato. Como con los Derechos Humanos no se juega, la muchachada Nac&Pop llevó a cabo una kermese en la Plaza de Mayo, para que los infantes se deleitaran con un juego divertidísimo y de gran pedagogía, jugando a la revolución del gargajo contra los rostros de genocidas como Mirtha Legrand, Mariano Grondona, Chiche Gelblung y Joaquín Morales Solá. Fuentes consultadas, refirieron que no tenían idea qué pasó con los afiches con la carita del duende metrosexual de Timerman, pero que averiguarían. 

El viernes a la noche, Luisito D´Elía utilizó la radio que le tomó prestada a la colectividad croata y lanzó su agrupación "MILES" desde donde pretende apoyar la candidatura de la Presidente. Si bien el nombre de la nueva fuerza política no tiene nada que ver con los planes que ligó el matancero, no faltaron grandes exponentes de la patria subsidiada. Gabriel Mariotto y Carlos Tomada, se mezclaron con el Embajador de Irán, para luego ver un video de Cristina en el que llama a la lucha contra las corporaciones. 

Las actividades itinerantes nocturnas también tuvieron su lugar en la urbe. Así como tenemos la Noche de los Museos, la de las Librerías y la de las Disquerías, el sábado, tuvimos la Noche de los Bloqueos por la Libertad de Expresión, actividad interesante en la cual un grupo de personas que dice ser parientes de quienes dicen ser ex empleados de Clarín bloquearon la planta distribuidora del matutino, taponando también la planta de La Nación, justo en frente. Ante esta situación, Floppy Randazzo salió a calmar los ánimos y manifestó que el bloqueo a la distribución de los diarios del domingo, se debe a que "si hay un logro de la democracia en los últimos años es la posibilidad de que cada uno diga lo que piensa sin ningún tipo de inconveniente." 

Finalmente, para redondear un fin de semana precioso, los kirchneristas encontraron el motivo ideal para dejar de hablar del arreglo con los Saadi y el pacto con Menem. Ahora están más contentos que Diana Conti en el Oktoberfest, gracias a una encuesta que dice que Cristina casi casi alcanza la imagen positiva que tenía a fines de 2007, cuando le votaron en contra 7 de cada 10 argentinos. Pero si hay algo más difícil que comprender la diferencia entre derecho y obligación, es la distancia que hay entre la imagen positiva y la intención de voto. 



Lunes. Y ella nos habla de amor. 

miércoles, 23 de marzo de 2011

La Gran Onoda

Desde que finalizó la Segunda Guerra Mundial y hasta diciembre de 1974, numerosos soldados del ejército japones que permanecían en distintas islas incomunicados, se negaron sistemáticamente a reconocer que la guerra había terminado. El caso más conocido, fue el de Shoichi Yokoi, que sobrevivió sólo en la jungla hasta 1972. Sin embargo, el caso más emblemático es el de Hiro Onoda, que luego de ser hallado, dijo que no iba a deponer su fusil -oxidado e inútil- hasta que su jefe se lo ordenara. El jefe atendía una librería en Japón y tuvo que ir a darle la orden. Durante 29 años, le avisaron con panfletos arrojados de un avión, pero pensó que era una maniobra del enemigo. También le avisaron con megáfonos, pero suponía que era una operación de traidores. Todos ellos sufrieron de "la culpa del sobreviviente" y vivieron sus últimos años de vida en una sociedad en la que ya no encajaban. Japón avanzaba, a pesar de ellos, que nunca aceptaron que la guerra había terminado. 

La culpa del sobreviviente comenzó a estudiarse a raíz de un síndrome que se manifestaba en numerosas enfermedades psicosomáticas entre los sobrevivientes de los campos de concentración del nazismo. A mediados de los ´60, William Niederland sostenía que "el hecho de sobrevivir es sentido inconcientemente como si se hubiese traicionado a los padres y hermanos asesinados. Estar vivo es una causa permanente de conflicto y al mismo tiempo una fuente inagotable de culpa y sufrimiento." Otros investigadores, llevaron el estudio a otras profundidades, investigando a los sobrevivientes de cualquier situación traumática -desde oficinistas agobiados, hasta veteranos de guerra- afirmando que en estos casos, la culpa se confunde con el odio para encubrir la culpa preexistente por el hecho de haber sobrevivido a un hecho o situación traumático, mientras otros no lo hicieron. Obviamente, es una fija que se incrementa en los casos de traición. 

En las últimas décadas, he visto un sinfín de actos llevados a cabo por quienes dicen defender los Derechos Humanos con tanta vehemencia, que se olvidan que el derecho a la propiedad privada figura en el artículo 17 de la Declaración Universal. Personajes tan locos que desde agrupaciones en las que defienden la violencia contra el derecho a la vida, defienden a alguna que otra madre homicida o algún que otro parricida. Es algo lógica esta contradicción de ideales en los más jóvenes. Sin embargo, cuando me encuentro con señores entrados en años, me acuerdo siempre de la culpa del sobreviviente.

La manifiesta aquel que ni se calentó por saber qué pasaba en los enfrentamientos por el poder en la década del ´70 pero que ahora siente que se queda afuera del teatro. Lo manifiesta aquel que estaba metido hasta las pelotas y, misteriosamente para los métodos macabros que usaban los grupos parapoliciales y militares, nunca fueron detenidos o, en el peor de los casos, lo estuvieron y salieron. Y lo manifiesta, también, aquel que negoció con todos, nunca lo jodieron de un lado ni del otro y supo acomodarse a los vaivenes de la sociedad. Muchos asumieron sus hechos del modo más maduro posible y aprendieron a convivir con la culpa sin cagarle la vida a nadie por los pecados cometidos. Otros, en cambio, han transformado esa culpa en odio y la han llevado a un paroxismo extremo que todo lo justifique, dividiendo el mundo en buenos muy buenos y malos muy malos. Los buenos muy buenos son los que murieron por traiciones, ineficacias u omisiones de los sobrevivientes. Los malos muy malos son los que se valieron de las traiciones, ineficacias u omisiones de los sobrevivientes para perseguir y matar a los buenos muy buenos. Los primeros, son objeto de homenajes donde reina la culpa, solapada con historias de heroísmo, iconografías de revolucionarios igual de traicionados y gritos que convocan a su presencia entres los sobrevivientes. Los segundos, son despreciables y destinatarios de un olvido selectivo doloso que lleva a que todos los malos muy malos sean considerados clones de Hitler o Videla, aunque tan solo tuvieran un primo que fue algún Cabo de la Federal, asesinado como examen de ingreso a algún grupo de buenos muy buenos.

El problema se ha hecho presente en la sociedad argentina como un efecto derrame que cae desde los más alto, salpicando a todos los estratos. Un Gobierno encabezado por un matrimonio que ha hecho méritos para padecer la culpa del sobreviviente numerosas veces, por acción algunas, por omisión otras, pasando la Dictadura sin mayores problemas que les impida seguir concurriendo a la Universidad Pública, mientras sus compañeros de aula eran desaparecidos, ni muchos pudores que les generaran dudas sobre ser funcionarios públicos o meros usureros amparados en leyes inconstitucionales. Del mismo modo, no les generó ninguna culpa la privatización de empresas nacionales, mientras las regalías fueran a parar a sus arcas, como tampoco se calentaron en enfrentar nada y hasta acompañaron lo mas visiblemente que pudieron. La culpa del sobreviviente la han canalizado rodeándose de otros sobrevivientes lastimosos que han venido a tomar revancha contra sus propias traiciones u omisiones, arremetiendo contra fuerzas de seguridad donde el Comisario más viejo, tenía 17 años en 1983, mientras ponen al frente de la fuerza a un amigo de la infancia de otro sobreviviente culpable, no vaya a ser cosa que se acabe la caja. En igual sentido, despotrican contra las políticas de no hace más de 15 años, pero tienen a las privatizadas como aliadas lobbistas y hasta pagaron algunos cientos de miles de dólares para cenar con Bill Clinton, el Presidente de las relaciones carnales.

La culpa del sobreviviente es una constante en una porción de la sociedad y, curiosamente, parece que la culpa es contagiosa, alcanzando niveles extraños, como sujetos que en la dictadura estaban saltando de huevo al otro, durante el menemato la pasaron bomba, pero que ahora se siente comprometidos con la causa. Lo preocupante es que este síntoma patológico traumático, cuando es leve, se agiorna. Dentro de un tiempo, estarán tratándonos a todos de cómplices del kirchnerismo. ¿Ellos? En el mejor de los casos, dirán que no sabían qué era lo que pasaba.

Por lo pronto, seguirán haciendo la gran Onoda, haciendo que pelean solos contra nadie, en una guerra que ya terminó.

Miércoles. Arranca la Semana Santa de la Culpa. 

lunes, 21 de marzo de 2011

Por Una Cabeza

Todos con Moyano
Mientras en el kirchnerismo todavía buscaban cómo hacer para que Corpacci Saadi dejara de tirarle flores al tío Ramón y a la Presi al mismo tiempo, a Moyano se le inflaron las tarlipes con eso de ser el malo de la película y salió a marcar la cancha. Yo también estaría nervioso si mi exhorto quedara a disposición de un tipo como Oyarbide, pero en el caso de él, y en honor a la amistad que los une, no fue tan grave. En cuestión de horas, la vedette de Comodoro Py salió sorteado con todos los números en la mano, Moyano llamaba a un paro nacional, Viviani se fumaba tres atados de puchos ante las  cámaras, Llermanos decía que Moyano es pobre, Timerman cortaba clavos con el culo llamando a Suiza para arreglar el despelote y Julio De Vido le habría ofrecido hasta el alma a Huguito, pero Mandinga no aceptaba devolverla. 

El líder de la CGT se la veía venir. No movió un dedo cuando cayó en cana Zanola. Algún chivo tenía que haber por los medicamentos. Tampoco levantó siquiera el teléfono cuando encanaron a Pedraza, quitándose del medio a uno de sus socios en el Belgrano Cargas. Sin embargo, cuando fueron por Venegas, se le frunció el upite. Es que el Momo le había dicho, un par de semanas antes, "primero vienen por mí, después seguís vos." 

Todos con Pedraza
Un poco de bombos, llamadas que vienen, mangazos que van, extorsiones que vuelan y la amenaza de parar el país para que dejen de perseguir al bueno del Hugo. El Gobierno Nacional, que hace tres años viene coleccionando carpetitas con las causas judiciales, entendió que Moyano, antes de caer, es capaz de prender la turbina de un Boeing sobre una laguna de mierda y que la misma salpique desde Ushuahia hasta La Quiaca. Y Moyano tiene razón. Después del asesinato del tesorero, las causas por las muertes de sus épocas en la CNU y ese temita de la mafia de los medicamentos, caminarlo por menos de dos palitos verdes, cuando la AFIP se hace la boluda con la estancia de 4 mil hectáreas que tiene cerca de Bahia Blanca, suena a chiste. 

Promediando la tarde, Aníbal Fernández aparecía con vestidito rosa, dos colitas y una chupaleta diciendo que "todos los días dicen un montón de cosas malas de Moyano y nadie hace nada." En 678 hablaban de un megaoperativo de Magnetto contra el movimiento obrero y le pedían que no se caliente más. Tiempo Argentino se quejó de que Suiza no devolvía el oro del nazismo, pero que investigan a una empresa argentina por 1,8 millones de dólares, para después afirmar que todo se trató de un plan y que "el Estado Suizo lo desenmascaró con nueve palabras: Moyano no está siendo investigado."  Y todo en la misma nota. 

Fue interesante ver como el ala pseudoprogre que propugna por una Cristina despegada de la burocracia sindical, se pasó todo el viernes festejando y tirando mierda contra don Hugo, para finalmente tragarse un escuerzo ante la evidencia del apoyo total del Gobierno al único indicio de poder real que tiene el modelo Nac&Pop en la calle.

Finalmente, cuando Moyano entendía que el método "El Colchón de Néstor" es más efectivo y libre de metiches fiscalizadores bancarios, nosotros dormíamos. Si le hubiésemos puesto onda y hubiéramos provocado lo suficiente, pegábamos un paro de tres días y no laburábamos hasta la semana que viene. 

Mientras nos reponíamos de la tristeza de tener que ir a trabajar el lunes gracias al permiso de la CGT, el domingo nos traía un programa mejor que cualquier partido de Futbol para Todos. La eleccion para Gobernador de Chubut fue más emocionante y divertida que el gol de Palermo a Perú en tiempo suplementario bajo la lluvia torrencial. 

Apenas cerrado el comicio, con el 3% de las mesas escrutadas y una encuesta de Aurelio en la mano, en el bunker del Frente para la Victoria afirmaban que ganaban "por dos puntitos."  Tres horas después, denunciaban irregularidades y falta de transparencia electoral, mientras ponderaban que "al menos Aresco está mejorando la puntería" en clara alusión a los 6 puntos de ventaja que anunciaba la consultora en favor de Néstor Kirchner para las elecciones de 2009.  

Si en Catamarca los kirchneristas festejaban por haber ganado en un escenario que concentra el 0,6% del padrón electoral, es lógico que les duela Chubut, donde además de haber ganado el candidato de Das Neves, se encuentra el doble del padrón del domingo anterior. Sin embargo, más allá de las proyecciones que haga Artemio -que en 2009 superó a Aurelio, afirmando que Néstor ganaba por 9 puntos de diferencia- respecto de las seguras futuras victorias en Misiones, Salta y Tierra del Fuego, todas esas provincias juntas, suman tan sólo el 8% del electorado nacional. Sería un escenario tranquilo para el FpV si tuvieramos un sistema más equitativo para las provincias. Lamentablemente para todos, la verdad de la milanesa se encuentra en el conurbano bonaerense, donde se encuentra el 30% de los votantes. Hasta entonces, cualquier tipo de festejo de un lado y del otro en base a proyecciones y efecto contagio, suena a pura expresión de deseo.

Lo peor: Das Neves hablando de la victoria de los militantes del campo nacional y popular con Javier Castrilli al lado. Las expresiones "Activia da resultado" de Das Neves y Solá, recién pasada la medianoche y la cara de poker de Eliceche denunciando irregularidades electorales, representando al partido de los acarreados, los documentos dobles, los electrodomésticos de campaña, el secuestro de DNI y los planes sociales condicionales.

Lo mejor: Unos días atrás, Cristina estuvo en Chubut para apoyar la candidatura de Eliceche, a quien llamó publicamente por su apodo -Ganso- e instó a los votantes a que lo acompañen con el sufragio. Como argumento, recordó que las grandes obras de Chubut las hizo Néstor y habló de las bondades de su gestión. Del Ganso, ni palabra. 




Lunes. Se me ocurren muchos chistes con la derrota del Ganso Eliceche, pero no da.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Vuelven los Noventa

No entiendo cómo alguien puede considerarse progresista cuando 
calla en momentos en los que debería estar gritando por la libertad. 
Fernando Cardoso



Ahora que volvió el clan Saadi al poder en la Provincia de Catamarca, los afiliados de la Agrupación La Justificadora, festejan un nuevo triunfo del revival noventista. Mientras la ex empleada de Clarín, Sandra Russo, propugna al Kirchnerismo como un modelo superador del Peronismo, yo lo colocaría en un lugar un poco más ostentoso, ubicándolo en un modelo integral de feudalismo conservador, prebendario y clientelista con ribetes de neoliberalismo converso.

Es que no es fácil encolumnar a todos tras un fin común, por eso tanta alegría por el triunfazo en Catamarca -0,6% del poder electoral de Argentina- y no importa quién haya ganado, mientras se haya echado a ese vil gorila que tuvo el tupé de ganar las elecciones de 2007 de la mano de Cristina, Cobos y vos, con la bendición de "él". 

Si Ramón Saadi fue depuesto de su lugar de Gobernador en 1990 por Carlos Saúl I de La Yioja después de un escándalo atroz de connivencia política, judicial y policial para encubrir el asesinato de una adolescente por parte del hijo pasado de merca de un diputado que la violó, mató y desapareció, es un punto menor. Ahora fue reivindicado por la flamante gobernadora cristinista. Y claro, la culpa de la caída en la imagen de Ramoncito fue de los medios que tergiversaron lo ocurrido. 

Como también tergiversaron que el turco le intervino la provincia, pero lo protegió lo más que pudo. Otra maniobra horrible de la historia debe haber sido cuando un par de gorilas envidiosos hicieron que Perón interviniera la Gobernación de don Vicente Saadi -padre de Ramón, tío de Corpacci- y que lo expulsara del PJ años más tarde. Evidentemente, la intervención debe formar parte del gen Saadi. Por suerte, nunca es tarde para homenajes, diría Nilda Garré, emocionada por el triunfo de la sobrina de quien fuera uno de sus protectores en la corriente filomontonera Intransigencia.

Así que no hay nada mejor que hacerle caso a 678, pedir una grande de muzarela y descorchar un Chandon para celebrar la consolidación de la vuelta a los ´90, con un neoliberal del CEMA y el Secretario de Educación de Grosso compitiendo por ver quien pierde en la Ciudad de Buenos Aires, el Gerente de Prensa de Bouer al frente de TelAm y el Director de Relaciones con las Provincias de Cavallo al frente de la Secretaría de Hacienda de la Nación. No hay que aflojar justo ahora y banquemos a Aníbal Fernández como Jefe de Gabinete, dado que es una continuación de la coherencia del Cavallista Alberto Fernández y del también UCeDe Sergio Massa: todos menemistas. No significa nada pecaminoso, todo lo contrario. Es estar en la línea del actual Ministro de Justicia, Julio Alak, que cuando Menem estaba en cana en la quinta de Gostanián, decía que estaba siendo privado ilegalmente de su libertad y movilizaba marchas de apoyo. 

Porque cuando hablan de los noventa, lo primero que escuchamos es "corrupción", felicito al kirchnerismo por este fantástico triunfo que confirma el espíritu de cambio y progreso que se pretende para este país, alejado de las programas de gobierno del menemismo, pero nutrido de sus funcionarios, laderos y chupamedias. Asimismo, quiero hacer llegar mis congratulaciones a todo el arco pseudoprogresista fanático del modelo de redistribución de la pobreza por el apoyo inconmensurable que demuestran a Cristina, justificando cualquier aberración histórica, defendiendo las políticas económicas de un país que tiene a un montón de niños que le hacen el juego a la derecha muriéndose de hambre y donde la impunidad de crímenes horrorosos cometidos bajo el amparo de una familia feudal, es reivindicada convirtiendo a victimarios en víctimas de las corporaciones mediáticas.

Hay que felicitarlos, finalmente se asumen como lo que son: unos inconformistas de la vida que ven en este Gobierno la única chance que tendrán en sus existencias de sentir que hicieron algo, aunque ello signifique negar su propia historia, inventándose un pasado de gloria comprometida, cuando en realidad nunca fueron otra cosa que acomodaticios. No está nada mal. Después de todo, "él" también era menemista.




Miércoles. Pizza con Champán y Good Show.

lunes, 14 de marzo de 2011

Nada

¿Quién es el turro que la viste?
La trigesimo quinta edición del velorio de Néstor, tuvo a la Presi como oradora. Las palabras sobre la nada dichas en el acto proselitista del viernes pasado, figura entre los discursos oficiales del sitio de la Casa Rosada. Podrá parecer algo desubicado que esto suceda, pero no es de extrañar en un Gobierno que confunde militancia con gestión a toda hora, en todos los ámbitos. 

Como Carita de Tortuga Garré, que después de haberse llevado hasta las cucharitas de café del Ministerio de Defensa, agarró viaje con la flamante cartera de Seguridad. Lamentablemente, se encontró con una política de autogestión de la fuerza, pero eso tiene arreglo, así que ahora la caja la manejarán los civiles. La caja y la recaudación. Mientras tanto, a pesar de su experiencia con fuerzas policiales arrastradas de sus épocas de Asesora del Ministerio del Interior de la presidencia de Onganía, la única política de seguridad que impuso el Kohinoor Alegre que tenemos por Ministra de Seguridad, fue designar a un amigo de la infancia del Chino Zannini como Jefe de Policía y remover las placas en homenaje a los caídos en cumplimiento del deber en la década del ´70 en todas las dependencias policiales.

La teoría del "si no se ve, no existe" caló hondo en el Gobierno. Si Moreno puede borrar la inflación multando a los privados que se atrevan a decir otra cosa ¿por qué Garré no podría hacer lo mismo con los caídos? Si Nilda pudo borrar de su curriculum su paso como funcionaria de Gobiernos Militares, tranquilamente puede hacer desaparecer otras cosas.

Jobs dice que el iPad, no da., pero que tiene 
otras opciones para fabricar en Argentina.
No es muy distinto al resto de las políticas estatales llevadas a cabo en los últimos tiempos. Para fomentar la producción en Tierra del Fuego, pusieron un impuesto del 30% a la tecnología importada, suponiendo que de pronto, Steve Jobs se vería tentado y aparecería clonado, fabricando los productos de Apple en el Silicon Valley fueguino. El resultado sigue siendo el mismo: los productos nacionales son piezas de rompecabezas traídas de afuera, ensambladas en Ushuahia y vendidas al mismo precio que las importadas. Si la ecuación sigue sin dar y la competencia sigue ganando en calidad, gusto del consumidor y oferta, se bloquean las importaciones, los que pueden se traen de querusa las cosas de afuera y todo legal, todos contentos. Incluso Timerman, que ahora podría justificar esos pequeños sobreprecios del 300% que le aparecen cuando alquila computadoras para eventos. 

Jóvenes Militantes parando el subte. Peor les fue
buscando el timbre para bajarse.
En Parque Patricios, un militante de Quilmes estaba confundido. Le dijeron que era una convocatoria para la reelección de Cristina y se encuentra con un estandarte que dice "Homenaje en el 38° Aniversario del Triunfo Electoral de Héctor Cámpora". Se tranquilizó cuando lo vio al Barba Gutierrez hablando del clamor popular por la candidatura de Cris. Mientras calculaba que el cartelito de Homenaje había quedado de algún otro acto, aparece la Presi. Bombos, Si tocan a Cristina, que quilombo se va armar, cornetas, Señora Presidenta escuche con atención acá tiene sus soldados para la liberación, petardos, un contrato más, un contrato más, y aparece la Presi en el acto de homenaje a Cámpora, pidiendo "a todos y a todas que este acto, de este 11 de marzo, sea en recuerdo y en homenaje a quien fuera mi compañero de toda la vida." Mientras el militante quilmeño se preguntaba si al Néstor le decían Cámpora o algo así, el resto de la monada estaba chocha. Es más fácil hablar del estilo chapucero y crispado de Néstor, que de las tomas de los Ministerios, los atentados de la subversión contra un gobierno democrático, la masacre de Ezeiza y otras cosas aburridas.

Agrupación Vamo´ lo´Pibe, Presente
El discurso anduvo lindo, con algunos chascarrillos como cuando desafió a que busquen en la historia si hubo otro momento de mayor libertad para expresarse como se quiera respecto de la Argentina, justo el mismo día en el que la Secretaría de Comercio le enchufaba 500 lucas de multa a las consultoras económicas que dicen que la inflación es el doble de la que dice el INDEC. Luego hizo alusión al terremoto en Japón, recordando que le podría haber pasado a ella cuando estuvo en Chile, mientras nosotros estábamos en otra. Hubo también pasajes de silencio y caras de nada, cuando a la Presi se le activo el modo diccionario y habló de "nudos gordianos" y "discusiones bizantinas."

Finalmente, cuando pidió que "lo recuerden como él fue, alegre, por sobre todas las cosas, siempre encontrándole el lado bueno y optimista, no le echaba la culpa a nadie, le metía para adelante" se vivió un instante de confusión. Todos trataban de averiguar quién era el buen hombre del que estaba hablando la Presi. Cerró asegurando que Néstor estaba entre la gente, y mientras todos se llevaban las manos a los bolsillos, saludó a todos y todas, puso carita compungida, sacudió las manitos hacia el público, y se retiró. 

No homenajeó a Cámpora. No dijo si es candidata. No nada. 



Lunes. Nada es nuestra quimera. Nada es nuestra bandera.

viernes, 11 de marzo de 2011

Vivienda Igualitaria

Como muchas otras familias argentinas, me tocó crecer en una vivienda construida por el Fondo Nacional para la Vivienda. Como muchas otras familias argentinas, mi padre estuvo años en la lista de espera para adjudicar el techo. Como muchas otras familias argentinas, se pasó gran parte de su vida pagando religiosamente la cuota mensual. 

Recuerdo que era un cuatro ambientes precioso. Tal vez lo rememore más grande de lo que realmente era. Tenía todas las comodidades que imaginables y estaba cerca de todo, pero no por estar, precisamente, cerca de todo. Había un colegio público con vacantes para cada chico del barrio, había farmacias, almacenes, sala de primeros auxilios, una cancha de futbol, paseos, jardines y hasta un anfiteatro. Para ser perfecto, lo único que le faltaba era tener teléfono, pero eran tiempos de ENTel. 

Como si fuera una extrañeza del paso del tiempo, me siento raro cuando me vienen a la mente aquellas intimaciones de pago que enviaba el Estado a quienes se atrasaban con sus cuotas. También me resulta anormal aquellas visitas previas de parte de gente del FONAVI para ver cuántos éramos y cómo vivíamos. Si bien, yo concurrí a un colegio privado ubicado en otro barrio, aun tengo muy presente la conversación de mi madre con una vecina que protestaba porque su hermana, residente en otra zona, no había podido anotar a su hijo en la escuela de nuestro barrio. El motivo era sencillo: las vacantes eran para los habitantes del radio que le correspondía a la escuela. 

Muchos de mis amigos de aquella infancia, eran hijos de familias que habían salido de villas de emergencia y que amaban ese techo que habían conseguido, no gracias al Estado, sino con ayuda del Estado. Eran épocas en las que aprovechábamos el silencio de la siesta para salir a andar en bicicleta y nuestros padres ni se calentaban por si nos pasaba algo, porque nunca pasaba nada. Yo salía de noche, en pleno invierno, a esperar el bondi que me llevara a mi colegio y mis viejos ni se calentaban, porque nunca pasaba nada. Lo unicó que alteró la calma del barrio, fue aquella vez que la policía vino a desalojar a un vecino que nunca había pagado una sola cuota. 

Hoy, como si estuviera viviendo en otro país, veo que hemos cambiado tanto nuestros paradigmas que cualquiera de los requisitos exigidos para acceder a una vivienda del Estado, sería considerado una violación a los Derechos Humanos. El techo pasó de ser un derecho a una obligación del Estado dadivoso hacia personas que consideran que el único hecho de tener un equipo de fútbol cinco como familia, los hace acreedores al trato de ciudadanos en igualdad de condiciones que aquel que se desloma para darle a su familia un futuro mejor, para que sus hijos tengan una calidad de vida superior a la que ellos tuvieron. 

En algún momento, se nos rompió la brújula y nos encontramos, como si nada, acostumbrados a la cultura villera, esa que se enorgullece de ser de esa condición, mientras siente bronca por aquel que tiene lo que el sudor de su frente le da. En algún momento perdimos la cultura del trabajo como eje de nuestro progreso y nos acomodamos a esta realidad en la que confundimos Gobierno con Estado. 

Ayer escuchaba a una señora que justificaba la toma de las viviendas construidas por el Insituto de la Vivienda de la Ciudad, bajo el argumento "yo quiero lo mismo que tienen todos". Lamentablemente, nadie le explicó a esa señora que para obtener lo mismo que tienen todos, hay que hacer lo mismo que hacen todos. Puedo armar un listado gigante de amigos y conocidos que han tenido que recurrir al alquiler o mudarse a otras ciudades para poder acceder al sueño de la casa propia. No pudieron comprar un techo en la ciudad que los vio nacer y crecer. Sin embargo, ellos también ven día a día como el Estado omnipotente puede construir y entregar una vivienda a cada uno que reclame mediante la violencia y el quebrantamiento de la ley. Ellos, al igual que yo, se indignan cuando escuchan a las luminarias del pseudoprogresismo porteño horrorizarse por la triste situación de las madres desesperadas por la situación de sus criaturas. Criaturas que ellas mismas llevaron en brazos a un lugar donde sabían que podía correr sangre. Criaturas que son educadas bajo el lema de "lo que está en la calle es de quién lo encuentre, incluso las casas". Criaturas que se educan viendo como sus padres los utilizan de escudo por la falta de huevos que tienen para enfrentarse a la policía. 

Del otro lado, los infantes de la clase media crecen viendo cómo sus padres laburan de sol a sol para que elijan quién les roba lo ganado, si el Gobierno o un eventual fumapaco. Hijos que tienen que viajar unas dos horas para visitar a sus abuelos, que viven en el barrio donde se criaron sus padres. Chicos que se mudan cada dos años de vivienda, porque sus progenitores no llegan a actualizar sus salarios al ritmo que suben los alquileres. Chicos que preguntan por qué no pueden tener una vivienda propia y sus padres no saben cómo explicarles que el Gobierno le da casas a quien no las pagará, y ofrece créditos hipotecarios a gente que no necesita acceder a uno para comprarse la casa. Mucho menos podrá explicarles cómo funciona un sistema en el que, aquellos que no pueden acceder a su vivienda, financian el techo de quienes las exigen caprichosamente. 



Viernes. Igualdad no es darle a todos lo mismo. Igualdad es darle a cada uno lo que merece. 

miércoles, 9 de marzo de 2011

Vivir de Arriba

¿Tu pareja se olvidó de tomar la pastilla? ¿Se te pinchó el preservativo? ¿Jugaste a la ruleta rusa con el calendario y le chingaste? No te hagas problema. Ser padre, en la Argentina, es un negoción. Para empezar, si sos un rebelde de la vida y decidiste laburar en este país, lo primero que tenés que hacer es conseguir que te rajen, así comenzás a cobrar un prenatal de 220 pesitos mensuales en concepto de premio por padre poco previsor. Lamentablemente, si la madre de tu prole quedó embarazada de 2 o más bebés, no cuenta, pero algo es algo.

No sólo de mantener pibes vive el hombre, es cierto. Pero en esta patria, tirás una semilla y te crece una planta. Tirás una hoja A4 y te crece un subsidio, así que dale para adelante. Un buen inicio sería que no sucumbas a la tentación de los 900 pesos que te garpa el Gobierno para que te cases. Es por única vez y el que va a tener que vivir con tu pareja, sos vos. 

En el mundo Nac&Pop, los abuelos tienen 35 años.
Hay que tener mente emprendedora y pensar en grande. Los hijos son el negocio del futuro. Por cada pibe, te pagarán 220 pesitos, pero sólo podrás retirar 176 al mes. Los otros 44 se depositan en una cuenta para cobrar todo junto -$528- una vez al año, contra presentación de constancia escolar y vacunatoria. El límite de prole a cobrar la asignación, es de hasta cinco menores de edad, por lo cual, si sos un toro semental o una mina con puerta giratoria, al quinto parto empezás a cobrar unos 880 pesos por mes, más la alegría de 2640 pesos una vez al año como premio a haber cumplido con la obligación de mandar a tus pibes al colegio. Aparte, el Gobierno generalmente te duplica el monto a fin de año, para que tengas una Feliz Navidad y próspero Año Nuevo. Si tenías la pensión por familia numerosa (7 pibes o más) renunciá ya. Te conviene más la Asignación Universal por Hijo, lejos.

Una de las claves está en educar futuros inversores. Para este objetivo, tener hijas mujeres, es una bendición. Si para los 17 de la más grande, ella ya tiene tres pibes, dos la de 16 y uno la de 15, tenés la vaca atada. No seas boludo, no te la compliques. Imaginate que, si por alguna de esas casualidades, tenés un trabajo en blanco pero te pediste una licencia sin goce de sueldo, el Estado considera que no estás desocupado, así que no cobrás la asignación con fines de protección al infante.

Criarlos es lo de menos. La educación viene de arriba, aunque no todo está inventado. Inversores de Moreno y La Reja han creado un sistema mediante el cual podés conservar la vacante del pibe en la escuela -y por ende, la Asignación- sin necesidad que el crío en cuestión vaya a perder el tiempo frente a un pizarrón. El método es sencillo: hay que ofrecerle a la directora del establecimiento una oferta que no pueda rechazar. El resto, es pan comido. Si la prole se comporta descarriadamente, la Justicia estará de tu lado, al menos hasta los 18 años. 

La salud también es gratuita. Sin embargo, al ir a alguna salita, tenés que tener precaución con esos envidiosos del progreso ajeno que podrían llegar a insistirte en que te lleves unos preservativos, unas pastillas anticonceptivas o te comenten de las bondades del DIU. Por el techo, no te preocupes. Una de las virtudes de este maravilloso país es el incentivo a la infraestructura para los pequeños emprendedores que piensan en grande. Una casita no se le niega a nadie, y menos si aporta tantos vástagos a la causa Nac&Pop. No hay que despreciarla, es una buena oportunidad para darle mayor comodidad a la empresa.

En este punto también hay que tener una visión superadora y pensar en expandir el negocio con otros rumbos. Es lógico que con tantos miembros, la estructura de un tres ambientes quede chica. Para ello, recomiendo seguir los pasos de un grupo empresarial que ha dado numerosos gurúes en esta materia. En 2005, unos visionarios con alma de megaemprendedores tomaron un predio de 150 hectáreas en Lomas de Zamora. Una vez que obtuvieron la titularidad y levantaron allí sus viviendas, aguantaron un tiempito y en 2007 expandieron el negocio tomando otras 250 hectáreas, donde dejaron a sus hijos mayores de edad, cada uno con sus propias inversiones en vientres fértiles argentinos, para que tomaran vuelo propio. El costo del operativo fue alto en cuanto a gomas quemadas en la avenida, pero el objetivo de unir Camino Negro con la Ruta 4 en una inmensa villa, bien valió la pena. Esos terrenos estaban destinados a un Polo Industrial, pero al Gobierno no le molestó que allí se levantara un Polo de Subsidios. En definitiva, el fin era similar y más barato. 

Si el ámbito de tu emprendimiento es la Ciudad de Buenos Aires, lo recomendable es apuntar a la capitalización de vivienda. Con un breve estudio de mercadeo localizás alguna propiedad que no se encuentre ocupada en ese momento, y la tomás prestada. Es cuestión de tiempo para que el Gobierno de la Ciudad te ofrezca unas 10 lucas para que te retires amablemente. Puede que, sabiendo que la justicia no considera delito la ocupación de un espacio público, te veas tentado a armarte una sucursal en alguna plaza cómoda. A no ser que te metas con 3000 personas más en algún parque y te tienten con 30 lucas, la posta está en ocupar propiedades. Si sos vivo e insaciable, es probable que se te ocurra separar una platita para alquilar una casa y crear una Asocación Civil para pedir un subsidio del Gobierno Nacional. Ojo. De la que te dan, te piden la mitad para cubrir gastos de gestión. En ese sentido, es más económico tomar el camino marcado por las luminarias de "La Alameda": usurpar un bar y poner una cooperativa. Mientras una parte del Gobierno hace que los quiere desalojar, el resto del Gobierno les da el morfi para el comedor, les subsidia los proyectos, les entrega las maquinarias para fabricar ropa y hasta les regala los planos de una reforma diseñados por técnicos del INTI. Un golazo de media cancha. 

Todo es cuestión de saber acomodarse y tener mentalidad empresarial, observar la oportunidad y saber aprovecharla. Del resto, se encarga el Estado.




Miércoles. En este país, es pobre el que quiere. El que quiere laburar.

miércoles, 2 de marzo de 2011

No Se Hagan Los Rulos

Volvió la Presi que tanto extrañábamos. Si el viernes tuvimos su versión lastimera, con poco maquillaje y peinada sencillamente para pedir que la ayuden a seguir adelante, ayer volvió el peinado cocker spaniel y los ojos de mapache anémico, con la consiguiente cagada a pedos, la boca torcida, las manitos acomodando micrófonos, la soberbia y el Plan Basureada para Todos. Uno entiende que los legisladores siempre están en otra, pero de ahí a pasarse una hora y treinta y nueve minutos contándonos los números maravillosos que le pasan los muchachos del Ministerio de Economía y de la Secretaría de Comercio mientras nos disponíamos a almorzar, fue un exceso no imaginado ni en Guantánamo.

Mencionándolo a "él" cada tanto, se refirió al mejor crecimiento de los últimos 200 años y toda la catarata de datos estadísticos a las que ya nos tiene acostumbrados, frenando cada tanto para que los pibes de La Cámpora tiren unos papelitos, lo puteen a Cobos y lo traten de derechista a Scioli -y dale con la derecha de Scioli- continuando luego, la Presi, poniendo paños fríos al decir que utilizar el discurso de la "mano dura" con fines electorales es de mediocre. Una divina. Scioli, más tarde, al inaugurar las legislativas de la Provincia de Buenos Aires, se pasó las sugerencias del Gobierno Nacional por donde no pega el sol y ratificó su política de seguridad. Lo curioso es que los dos Gobiernos se putean por un discurso, no por el resultado en materia de seguridad. Una se dice garantista, el otro dice que actúa con todas las herramientas necesarias, ninguno de los dos muestra un resultado decente.

En esos lapsus en los que se siente que están en batón en la cocina de Olivos, nos contó que le pegó un tubazo a Marcó del Pont para pedirle un resumen de cómo prestaron los bancos en créditos al consumo, hipotecas y PyMEs. Se quejó de que los economistas anteriores nunca hicieron esa discriminación para saber cómo laburaban los bancos, pero no le preguntó a Marcó del Pont cómo manejó ella los 3 créditos hipotecarios para inquilinos que entregó el Banco Nación durante su gestión en el mismo.

Sin embargo, el tema se iba poniendo cada vez más entretenido gracias al director televisivo de la Cadena Nacional, que no tuvo mejor idea que mostrar a un montón de chicos afuera, junto a sus padres, cuando Cristina hablaba de los logros en materia de reescolarización gracias a la Asignación Universal por Hijo, y volviendo a mostrarlos cuando nos contó de los maravillosos índices de desocupación. Evidentemente, ayer fue feriado y no me avisaron.

Mientras seguía repitiendo números como Ray Man pasado de merca, Omar Viviani ya pelaba las boletas del Quini 6 esperando que cante las bolillas ganadoras. Pero no pasó. En cambio nos contó que la estadística de delitos dolosos bajó, a pesar de esos tipos que se empecinan en cabecear balas de marginados por la sociedad que salen a hacer redistribución de la riqueza por mano propia. Para respaldar sus dichos y defender a Garré, nos leyó la última estadística con la que cuenta el Gobierno Nacional, que data de 2008. Nos tranquilizó diciendo que si hoy a la tarde alguien tiene la tragedia de perder la vida en un hecho delictivo, no se modifica el índice, para terminar tratándonos de insensibles por no entenderla "porque, en definitiva, nadie sufre menos porque lo maten de un tiro, porque se muera repentinamente o porque se muera enfermo"   

Interesante fue cuando anunció que iba a enviar un proyecto para reformar la Ley Penal Tributaria, para que todos los que evadan vayan presos, mientras todo el Gabinete Nacional se cagaba de risa por la buena onda de amenizar el discurso con un chiste genial. También nos dijo que iba a ampliar al Asignación Universal por Hijo a partir del tercer mes de embarazo, para que no haya que esperar demasiado antes de agrandar la familia subsidiada y, finalmente una buena, dijo que impulsaría la reforma de la Ley de Adopción, esa misma ley que tantas familias y chicos esperan hace años. Obviamente, no hizo mención a que el oficialismo cajoneó el proyecto dos veces, siendo una de ellas cuando la Ley de Medios se convirtió en el Mayo Francés vernáculo. Como tampoco hizo mención, cuando atacó a los sindicalistas encargados de verificar las condiciones en las que trabajan los peones rurales, a que el poder de policía laboral es del Estado.

Sin lugar a dudas, los momentos cumbres se dieron cuando se desdijo respecto del año pasado y, de pronto, las cientas de miles de personas que fueron a los festejos del bicentenario estaban apoyando su gestión, para luego vestirse de Mujer Maravilla del Trencito de la Alegría y refregarnos en la cara que Álvaro Uribe no creía que las FARC liberaran ningún rehén, pero que ella lo convenció de movilizar gente a lo largo de todo el mundo y que se logró. Una genia.  

Finalmente, envalentonada con los papelitos y la cara de orto de los opositores, rompió biela, cortó correa y soltó cadena, acusando de difamadores a quienes dijeron que pretendían modificar la Constitución, haciéndose la pelotuda respecto de las declaraciones de Diana Conti. ¿Alguno me ha escuchado decir que voy a ir a la reelección en el 2011? Así que no se hagan los rulos. Casi a todos se les borró la sonrisa, menos a Conti, que la tenía acalambrada. Timerman se llevó la mano al pecho, tres militantes de La Cámpora fueron atajados antes de caerse por el balcón y Randazzo se reía de un chiste que le contaron otro día pero que recién entendía. Rápidamente cambió de tema y siguió adelante. Obviamente, el camino estaba marcado y continuó pidiéndoles a los opositores que den una vuelta de página, para luego tratarlos de garcas por ser quienes dicen que el oficialismo no respeta las instituciones, lo cagó a pedos a Cobos porque sus militantes gritaban, festejó los cantitos de la Agrupación Contratada y dijo que si no fuera por "él" y sus malos modales, ella no podría estar haciendo lo que hace, mientras Ricardo Alfonsín se retiraba del recinto enojado. 

Un poquito de lagrimas por acá, un poco de voz acongojada por allá, la Presi gesticulando más que la mina que traducía a lenguaje de señas, del INDEC no se habla, de la inflación tampoco, y se dejan inauguradas las sesiones legislativas del 2011. Entre lo bueno, aparecieron dos nuevos vocablos en la lengua castellana: Reprimarizó y Desprimarización. Lo malo: Aunque Diana Conti las haya visto igual, faltaron las locas de Fuerza Bruta caminando por los techos. 




Miércoles. No te hagas los rulos.

martes, 1 de marzo de 2011

Teatro Argentino

Un pibe recibe un botellazo de un tren en movimiento que iba a parar a la cabeza de un guarda al que se la tenían jurada. Un mocoso de 16 años va fumando paco en el furgón del tren a Villa Rosa y se putea con su "señora" -adolescente, al igual que él- porque la menor de los tres hijos que llevan (uno calzado, otros dos, no) no para de llorar. Cinco chicos de entre 7 y 11 años caminan aspirando pegamento y fumando por la estación Once de Septiembre del Sarmiento, dos de ellos revisan una mochila de donde sacan una billetera, un celular, un reproductor de mp3 y descartan el resto tirándolo por la escalera que conduce al Subte. En la plazoleta de Hipólito Yrigoyen, La Plata y Rivadavia, un nene tapado de mugre mira como ingresan a su primer día de clase los uniformados del Sagrado Corazón. Una señora de 49 años sale a manejar un taxi. Hace un año fue obligada a retirarse voluntariamente de la empresa para la que trabajó por más de 30 años y le falta edad para acceder a la jubilación anticipada. Un joven de 24 es asesinado en la puerta de su casa. Volvía de trabajar 12 horas para poder pagarse el gusto de tener un auto. 

Este breve resumen de cosas que he visto personalmente o anoticiado a través de algún medio, se produjeron en la última semana. Factores de una argentina paralela, sensaciones de inseguridad, desigualdad y problemas sociales graves. Ilusiones patológicas que sólo vemos aquellos que no pertenecemos al minúsculo grupo de los iluminados que han conformado esta obra de teatro a la que denominan el mejor gobierno de los últimos 5 años.

Una ficción que estamos acostumbrados a ver desde los clubes de la buena onda de los medios oficialistas, es tan falsa como la misma buena onda que pregonan sus integrantes, a no ser que sea de buena onda tratar a todo el mundo de desestabilizadores que le hacen el juego a la derecha por reclamar que un fumapaco no te vuele la mollera de un corchazo porque le pintó sacarte el auto que compraste con tu laburo o por quejarse por esa costumbre que tienen los chicos pobres de morirse de hambre. 

Por suerte, contamos con un grupo de admiradores que nos muestran el camino a seguir para no conseguir nunca menos y no dar ni un paso atrás. Un séquito de artistas venidos a menos y otros que nunca pasaron del papelón televisivo, agrupados en el Tren de la Cultura del siglo XXI, que se encuentran ante el trauma de saber que se les acaba la exposición que supieron conseguir en los últimos años. Ellos firmaron una solicitada apoyando "este presente que vive el país con políticas transformadoras a favor de quienes más necesitan", proponiendo a Cristina para la reelección y a Sabatella para la Gobernación Bonaerense. Firmas de la talla de Víctor Heredia, Teresa Parodi, Federico Luppi, Florencia "si hubiera nacido antes, habría sido montonera" Peña y Arturo Bonín, se suman a las de Daniel Tognetti, León Ferrari y Ricardo Forster en una solicitada, la cual encuentra toda justificación cuando afirman que deben "defender lo conseguido".  


Este llamado en defensa de lo conseguido, se sostiene en las declaraciones de la fanática de Stalin, Diana Conti, que en este momento debe estar escondida debajo de la cama para que no la muelan a golpes, después de haber ventilado que planean modificar la Constitución después de ganar las elecciones de octubre y, según palabras de la Diputada, "eternizar a Cristina" para poder profundizar, entre otras cosas, los avances en políticas de Derechos Humanos. El hecho de que Diana Conti no mencione que ella fue Secretaria de Derechos Humanos del Gobierno de De La Rua, se debe, en parte, a esa facultad innata que tienen algunos funcionarios para el olvido selectivo. Pero van mejorando para llegarle a la gente. Es eso, o seguir cortando Gran Hermano los viernes a las 10 de la noche para mostrarla pidiendo ayuda para continuar su mandato. 

Por suerte, en frente tenemos una oposición de puta madre. Mientras Ricardo Alfonsín habla de convocar a un Pacto Social -si, otra vez- en su entorno se dedican a la campaña encuestológica, publicando una encuesta todos los días. El domingo le dió a Alfonsín un 24% de intención de voto. El Lunes, 57%. Siguiendo esta proyección, para octubre a Ricardito lo votarían el 3569% de los argentinos. Por su parte, Lilita está a la deriva, rechazando las coqueteadas de Alfonsín, puteando a Anibal Fernández y a Cristina, mientras dice que no sabe por qué, pero la quiere. Finalmente, Redrado se acerca a Duhalde, mientras Fort le pregunta por qué decidió contratar a Luly Pop, habiendo minas más baratas y discretas; Duhalde busca a Macri, mientras Rodriguez Larreta y Michetti lo miran con cariño al cabezón y Mauricio dice que no necesita de alianzas para gobernar el país, que con el PRO le alcanza, con lo cual pareciera no entender que todo el aparato del kirchnerismo no desaparece por arte de magia por perder una elección y que, en el hipotético caso que ganara, se lo comerían entre dos panes, con chimichurri y salsita criolla. 




Martes. Definitivamente, Herminio se merece un acto reivindicativo.